La Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo firmó hace dos días el Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de los alimentos y bebidas y otras medidas 2020.

El Plan,  enmarcado en la Estrategia de Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad (NAOS) de la Agencia Española de Alimentación y Nutrición (AESAN) supone la firma de 20 convenios con las asociaciones representantes de 398 empresas alimentarias y de bebidas para reducir el contenido de una media del 10% de azúcar, grasas saturadas y sal.

En España la tasa de obesidad se ha duplicado en los últimos 25 años, alcanzando el 17% en adultos y el 18% en menores de edad según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Ante esta cifras, surge la necesidad de actuar de  forma sinérgica entre los distintos sectores involucrados en la puesta en el mercado y suministro de alimentos al consumidor.

Así, los compromisos recogidos en el Plan abarcan la reformulación de los sectores de la fabricación y de la distribución, la Restauración Social (catering), la Restauración Moderna y la Distribución Automática (Vending).

Las medidas persiguen tener una repercusión importante en la cesta de la compra, afectando a alimentos y bebidas pertenecientes a los siguientes grupos:

  1. Bollería y pastelería
  2. Cereales de desayuno
  3. Cremas
  4. Derivados cárnicos
  5. Galletas
  6. Helados
  7. Néctares de frutas
  8. Pan especial envasado
  9. Platos preparados
  10. Productos lácteos
  11. Salsas

Con esta actuación, se persigue mejorar el perfil nutricional de estos productos en un plazo de tres años debido a la complejidad de la reformulación de los productos que en muchos casos afectará también al etiquetado y características organolépticas.

Noticias relacionadas que pueden ser de interés:

Fuente: Cristina Arranz / Técnico de seguridad alimentaria de Ambientum,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de