La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha llevado a cabo un estudio sobre 41 marcas de aceite de oliva virgen extra (AOVE), determinando que muchos de estos productos no se pueden categorizar como extra.

Aceite de oliva virgen extra

Este producto recibe el nombre de “el oro líquido”. Ocupa el primer lugar en producción y exportación mundial en España debido a su extensión de olivares. Su elevado contenido en ácidos grasos monoinsaturados le confieren propiedades antioxidantes y cardiosaludables.

El Real Decreto 308/1983, de 25 de enero, por el que se aprueba la Reglamentación Técnico-Sanitaria de Aceites Vegetales Comestibles establece para el aceite de oliva las categorías de aceite de oliva virgen, aceite de oliva refinado y aceite de oliva.

El aceite de oliva virgen es el obtenido del fruto del olivo únicamente por procedimientos mecánicos o por otros medios físicos en condiciones, especialmente térmicas, que no produzcan la alteración del aceite, que no hayan tenido más tratamiento que el lavado, la decantación, la centrifugación y el filtrado.

Para que el aceite de oliva virgen pueda ser comercializado como virgen extra debe aprobar un análisis organoléptico, realizado acorde a la normativa que obliga a llevarlo a cabo en laboratorios acreditados.

Al analizar las 41 muestras se obtuvo que 20 productos no reunían las propiedades necesarias para ser clasificados como aceites de oliva vírgenes extra, mientras que 21 sí cumplían los parámetros de calidad requeridos.

¿Se trata de una estafa al consumidor?

Con estos resultados, la OCU concluye que aquellas marcas que están vendiendo aceites de oliva virgen extra pero que son de categoría inferior están cometiendo un fraude en el etiquetado.

Estamos pagando un producto a un precio superior únicamente porque se está utilizando la denominación aceite de oliva virgen extra. No pagamos más porque responda a la calidad que promete un aceite así.

Se ha procedido a denunciar a las marcas ante las Comunidades Autónomas correspondientes, que se ocuparán de realizar las inspecciones oportunas y de tomar las medidas necesarias ante esta situación.

Fuente: Cristina Arranz / Técnico de seguridad alimentaria de Ambientum,

Noticias relacionadas que pueden ser de interés:



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de