El titular de un supermercado situado en el Eixample (Barcelona) ha sido denunciado por la Guardia Urbana, que tras presentarse en el establecimiento detectó 1.900 productos no aptos para el consumo humano.

La Guardia Urbana emitió un comunicado el pasado viernes, informando que tuvieron que acudir el martes 19 de marzo al supermercado, tras la llamada de los vecinos denunciando la colocación no autorizada de carteles en la calle.

Al proceder a la inspección del local, se encontraron productos caducados, alimentos que no cumplían los requisitos legales sobre etiquetado, ausencia de información al consumidor y de un recibo en vigor de la aseguradora de responsabilidad civil, condiciones higiénico-sanitarias muy deficientes.

Fueron retirados una gran variedad de productos, entre los que figuran conservas, aceite, platos preparados, galletas, bebidas refrescantes, especias y productos lácteos.

Se trata de diversas infracciones graves en el cumplimiento de la normativa en materia de seguridad alimentaria, poniendo en peligro la salud del consumidor.

De esta manera, la Guardia Urbana levantó un acta de inspección con copia al Institut de Salud Alimentaria y se aplicarán las sanciones pertinentes ante el incumplimiento entre otras normas, del Reglamento 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor y la Ley 17/2011, de 5 de julio, de seguridad alimentaria y nutrición.

Noticias relacionadas que pueden ser de interés:

Fuente: Cristina Arranz / Técnico de seguridad alimentaria de Ambientum,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de