El SEPRONA ha desarticulando una banda responsable de la intoxicación de 27 personas por el consumo de almejas japónicas, contaminada en varios restaurantes de Asturias y Cantabria.

Almejas procedentes del marisquero furtivo

La investigación iniciada el año pasado, ha permitido detectar que la almejas procedían del marisquero furtivo en la costa de Portugal. Las empresas implicadas mezclaban las almejas contaminadas con las almejas inocuas. Con esta estrategia quedaba enmascarada en el sistema de trazabilidad, siendo imposible identificar su origen.

La red incumplía múltiples obligaciones legales. Entre ellas, realizaba un tratamiento de depuración mediante circulación de agua limpia, dando lugar a una filtración incompleta.

De esta manera, se salta los requisitos de higiene para la producción de moluscos bivalvos y para la puesta en el mercado recogidos en el Reglamento (CE) n° 853/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004, por el que se establecen normas específicas de higiene de los alimentos de origen animal.

En estas fechas, en las que se incrementa la venta de este producto, conviene prestar especial atención a las características en cuanto a frescura y etiquetado del marisco que vayamos a adquirir.

Noticias relacionadas que pueden ser de interés:

Fuente: Cristina Arranz / Técnico de seguridad alimentaria de Ambientum,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de