Ministerio de Agricultura y Comunidades Autónomas llevarán a cabo estos análisis de aquí al mes de abril. 

Los apicultores confían en que esta medida tenga como resultado “un etiquetado claro para que no haya dudas de la calidad y el origen de la miel.”

Gobierno y Comunidades Autónomas analizarán en los próximos meses, de forma aleatoria y desde el punto de venta, las mieles que los consumidores españoles pueden adquirir en nuestro país. 

El sector en su conjunto ha alcanzado este acuerdo tras una reunión celebrada hoy en el Ministerio de Agricultura. 

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha demandado en dicha reunión, en la que han participado todos los eslabones de la cadena agroalimentaria y el sector de la miel, la aprobación de una norma que obligue a reflejar el país de origen de la miel en las etiquetas. El objetivo es evitar la “competencia desleal” de la miel china y “posibles engaños” a los consumidores

UPA ha pedido al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente una trasposición de la Directiva europea de la Miel que proteja a los apicultores españoles. 

Actualmente, se usan los términos ‘mezcla de mieles de la UE’, ‘mezcla de mieles no procedentes de la UE’ y ‘mezcla de mieles procedentes de la UE y no procedentes de la UE’. “El etiquetado actual sigue siendo confuso y ni protege la producción nacional ni pone en valor el trabajo de los apicultores”, han explicado desde UPA.

Agricultura se ha comprometido a analizar en abril los resultados de estos análisis y revisar la normativa de etiquetado. UPA ha trasladado la importancia de defender la miel española frente a importaciones de terceros países. De lo contrario, “peligra la continuidad de muchos productores, ahogados por el aumento de los costes de producción y una baja rentabilidad”.

El sector apícola, muy importante para España

Según datos del Ministerio de Agricultura, las importaciones de miel china han crecido de 2.000 toneladas en 2005 hasta casi 15.000 el año pasado. China es el principal importador de miel del mercado español. Sus envíos a España representaron el año pasado el 66,7% de las importaciones totales, que fueron de 22.096 toneladas, con unos estándares de calidad y de sanidad no tan exigentes como los de la Unión Europea y que pueden ocasionar situaciones de competencia desleal a los apicultores españoles. 

La apicultura española es la más importante de la Unión Europea, con más de 34.500 toneladas producidas –un 17,6% del total de la UE-. 

En España hay casi 5.000 apicultores profesionales de un total de 25.000. Nuestro país cuenta con más de 2,5 millones de colmenas, que desempeñan una importante labor medioambiental en el mantenimiento de la biodiversidad y equilibrio ecológico gracias a la polinización que realizan las abejas en el medio natural.