PIXABAY

La desertificación es uno de los mayores retos medioambientales de nuestro tiempo y, sin embargo, rara vez recibe la atención pública o la comprensión que requiere.

La desertificación no consiste únicamente en la expansión de los desiertos. Es la persistente degradación de los ecosistemas de las tierras secas del mundo como resultado del cambio climático y de las actividades humanas, desde la tala de tierras, la agricultura insostenible y el sobrepastoreo, hasta la minería y la sobreexplotación de árboles y arbustos para obtener combustible y madera.

Y, a pesar de la falta de productividad que su nombre podría sugerir, las tierras secas son importantes. Cubren más de un tercio de la superficie terrestre y albergan a unos 2.000 millones de personas, la mayoría de las cuales dependen de los recursos naturales para su subsistencia.

Las tierras secas albergan una cuarta parte de los bosques del mundo y son paisajes productivos que proporcionan gran parte de los cultivos y el ganado. Pero al ritmo actual de desertificación, que se estima entre 30 y 35 veces superior al histórico, unos 50 millones de personas podrían verse desplazadas en los próximos 10 años como consecuencia directa.

Restaurar las tierras degradadas y frenar el ritmo de la desertificación es, por tanto, vital para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), incluidos los relativos al hambre, la pobreza, la biodiversidad y la acción climática, así como para contribuir a la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación sobre la neutralidad de la degradación de la tierra, y al Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas.

A medida que nos embarcamos en la recuperación global y verde de la covid-19, la restauración seguirá contribuyendo también al crecimiento económico y al empleo, con beneficios socioeconómicos más amplios.

¿Cuál es la mejor manera de frenar la desertificación?

Durante más de una década, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha apoyado la Gran Muralla Verde, un programa emblemático dirigido por África para combatir los efectos del cambio climático y la desertificación y mejorar los medios de vida de las comunidades rurales en las zonas áridas del norte de África, el Sahel y el sur del continente.

Nuestra experiencia ha demostrado que las intervenciones de restauración deben hacer algo más que plantar árboles si quieren tener éxito. Debe ir más allá del aumento de la biomasa para mejorar simultáneamente la ecología, la vida y los medios de subsistencia. Los enfoques deben aumentar la resiliencia climática y dar prioridad a la generación de ingresos a través de empleos verdes y abordar la inseguridad alimentaria y la malnutrición.

En pocas palabras, las comunidades deben elegir las especies que les gustaría plantar para lograr paisajes que no solo sean ecológicamente útiles y resistentes, sino que puedan satisfacer sus necesidades alimentarias, nutricionales, de ingresos o culturales.

Los científicos, los botánicos locales y los centros de semillas apoyan la selección de especies bien adaptadas, asegurándose cuidadosamente de que se planten especies ecológicamente adecuadas, nutritivas y comercializables que, en última instancia, puedan proporcionar una serie de beneficios en cualquier mes del año.

Los jóvenes y las mujeres deberían beneficiarse de la formación sobre la recolección de semillas y la producción de plántulas, las técnicas de viveros y el desarrollo de negocios y mercados verdes a pequeña escala, un enfoque que aborde la restauración en toda la cadena de valor, desde la semilla hasta el mercado.

Cadenas de valor

Como parte del apoyo de la FAO a la Gran Muralla Verde, desde 2016 se han desarrollado al menos diez importantes cadenas de valor a través de la plantación de especies altamente nutritivas como el bálsamo egipcio (Balanites aegyptiaca), el hanza (Boscia senegalensis), el azufaifo indio (Ziziphus mauritiana), el baobab africano (Adansonia digitata) y muchas otras. También hay beneficios económicos.

En Burkina Faso, por ejemplo, las comunidades generaron ingresos por las especies forrajeras de 40 dólares (32 euros) por hectárea durante los primeros años de plantación.

Consciente de la necesidad de aumentar los polinizadores en todo el mundo, la FAO también se asegura de que la mayoría de los proyectos incluyan especies de árboles y arbustos productores de miel y la formación asociada en apicultura como actividad principal. Algunas comunidades ya están generando un ingreso anual adicional de unos 73 dólares (60 euros) por cosecha, además de disfrutar de los beneficios de la miel para la salud.

Medir los impactos tanto biofísicos como socioeconómicos

Un estrecho seguimiento y evaluación a través de metodologías establecidas permite medir los impactos tanto biofísicos como socioeconómicos. El conjunto de herramientas Open Foris de la FAO y el Marco de Seguimiento de la Restauración de Ecosistemas apoyan a los gobiernos en el seguimiento y la presentación de informes sobre los progresos realizados.

Y los resultados son claros. En más de 500 comunidades de 13 países africanos, la FAO ha apoyado la restauración de más de 60.000 hectáreas de tierras baldías degradadas, aumentando la productividad de la tierra y la diversidad vegetal, y llegando a cerca de un millón de personas.

Entre 2016 y 2020, las escalas de experiencia de inseguridad alimentaria disminuyeron significativamente en las comunidades donde la FAO intervino a gran escala, disminuyendo bruscamente en más del 65% en algunos países. Este enfoque probado está listo para ser replicado y ampliado, y dadas las alarmantes tasas de desertificación y degradación de la tierra, la demanda de dicho apoyo está aumentando.

La fusión de los conocimientos tradicionales y científicos puede cambiar el rumbo para aportar beneficios ecológicos y sociales a escala. Hemos visto los resultados. No es una tarea fácil, pero el éxito de la FAO en el apoyo a la iniciativa de la Gran Muralla Verde ofrece un punto de partida sencillo: la restauración y la detención de la desertificación deben dar prioridad a las personas.

Fuente: TIINA VÄHÄNEN / MOCTAR SACANDE / EL PAÍS,

Artículo de referencia: https://elpais.com/planeta-futuro/2021-06-17/mas-alla-de-plantar-arboles-dejemos-que-las-comunidades-lideren-la-restauracion.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de