Vivimos en una sociedad muy dependiente de la energía producida por carbón y gasolina. Emitimos alrededor de 830 millones de toneladas de CO2 (dióxido de carbono) al año.

Esto es consecuencia de múltiples factores que emiten CO2 como el uso de coches, aviones, explotación animal, empresas o industrias. Al final, es el mismo resultado, afecta la capa de ozono, la atmósfera y en consecuencia, aumenta el calentamiento global, que nos afecta a todos.

Un claro y reciente ejemplo es cómo descendió la concentración de CO2 durante el confinamiento, cuando el mundo se “paralizó” y el uso de coches y de producción en fábricas bajó considerablemente.

Sin embargo, la conciencia humana ha crecido y ha reconocido estos problemas. Usando la tecnología como principal motor, hemos podido hacer estudios que nos permiten atajar la situación y buscar opciones que no afectan el planeta.

Gracias a las energías renovables estaremos protegiendo el medio ambiente, permitiendo que se recupere del daño causado y manteniendo nuestro estilo de vida sin verse afectado. Al contrario, nos podría permitir avanzar. Las energías renovables varían su fuente de origen y por lo tanto hay diferentes métodos para obtenerlas. Mencionaremos algunas a continuación:

Tipos de energía

  • Energía Solar: Es la energía que tenemos diariamente originada por el Sol. Por medio de placas solares se canaliza la radiación solar y se transforma en una energía renovable que se utiliza para generar electricidad.
  • Hidrógeno verde: Es un elemento que conseguimos en múltiples lugares de origen natural. Sin embargo, para obtenerlo se debe hacer un proceso llamado electrólisis del agua a partir de electricidad proveniente de fuentes renovables.
  • Energía Eólica: Es la energía originada de la fuerza del viento, que nos permite transmitirla como electricidad. Obtenemos dicha energía por medio de molinos de viento que están específicamente colocados donde hay grandes corrientes de viento, conocidos como  parques o campos eólicosEstos molinos están conectados a generadores de electricidad que después son canalizados para crear electricidad.
  • Biogás: Es una energía renovable creada por la biodegradación de materia orgánica, por medio de microorganismos que están colocados en dispositivos que no contienen oxígeno, por lo que se genera un gas combustible (biogás) que se puede usar para la producción de electricidad.
  • Energía hidroeléctrica: Una energía renovable que es bastante popular debido a que es de las “más sencillas” de producir. Básicamente, es la utilización de la fuerza del agua en movimiento para crear energía eléctrica. Es la energía que se utilizan en presas y plantas hidráulicas.

Queda en nosotros demostrar que somos capaces de seguir avanzando, sin causar daño al mundo que habitamos. Buscar alternativas, reciclar, usar un poco más la bici, caminar más, apagar la luz cuando no se usa, desenchufar los electrodomésticos… Con estas y otras acciones podemos generar un cambio como  sociedad y bajar las emisiones, siempre y cuando las energías renovables se vuelvan una realidad.

Fuente: STOP CAMBIO CLIMÁTICO,

Artículo de referencia: https://www.stopcambioclimatico.es/2020/07/23/reducir-las-emisiones-y-cuidar-de-nuestro-planeta-es-posible/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de