Según el diario japonés Yomiuri, Japón estudia cerrar las 100 centrales de carbón más antiguas e ineficientes. Es decir, el 90% de las centrales de carbón construidas antes de 1990. Así lo ha anunciado el ministro de Industria, Hiroshi Kajiyama, indicando que el plazo para el cierre será antes de 2030. El país es el único de G7 que sigue desarrollando proyectos de centrales térmicas.

Según informaciones de Reuters, 114 de las 140 plantas existentes en el país nipón son ineficientes. Y parece que las presiones están surtiendo efecto porque el Ministerio de Economía, Comercio e Industria (METI) de Japón ha anunciado que estudia su cierre.

El carbón representa el 32% del mix de suministro de energía de Japón. En consecuencia, y según fuentes del ministerio nipón, el país necesita tomar «medidas firmes» para alcanzar ese nivel antes de 2030.

Centrales de carbón más antiguas y proyectos nuevos

Japón ha recibido críticas de organizaciones no gubernamentales, algunas otras naciones y, recientemente, importantes compañías japonesas, por su dependencia de los combustibles fósiles. Puede que a eso se deba el proyecto de cierre de las anteriores a 1995, las centrales de carbón más antiguas y contaminantes.

La tercera economía más grande del mundo aumentó el uso del carbón a niveles récord tras el desastre nuclear de Fukushima de 2011. El suceso provocó el cierre de la mayoría de los reactores nucleares, que suministraban aproximadamente un tercio de la electricidad de Japón.

En la actualidad, el país tiene en construcción otras 10 centrales térmicas. Las 26 en funcionamiento más modernas son posteriores a 1995. Funcionan con carbón que importan de Australia y suponen casi la mitad de la energía que producen las térmicas. Sin embargo, aun siendo más modernas y menos contaminantes, no dejan de emitir más CO2 que las de ciclo combinado de gas.

La energía en Japón actualmente

La situación en el país, actualmente, con respecto a la generación de energía está así: “La mayor fuente de producción actual en Japón es el gas natural licuado. Representa el 38% de la producción de electricidad. El carbón se encuentra por detrás del GNL. Mientras, las renovables suponen un 17% de la producción y la nuclear, el 9%”.

Sin embargo, el país se comprometió en 2015 a reducir un 26% sus emisiones de CO2 antes de 2030, respecto a 2013. En esa línea, espera que las energías verdes supongan entre el 22 y 24% de la generación en 2030. Pero también prevé aumentar la nuclear, hasta el 20 o 22%. Antes del desastre de Fukushima, la energía nuclear suponía un 25% de la generación.

En consecuencia, las informaciones apuntan a que Japón va a establecer reglas más estrictas, con respecto a las ayudas a proyectos de centrales térmicas.

Otras energías están también en investigación en el país. De ello hablábamos recientemente. Concretamente, de los proyectos de Broader Approach, cuyo objetivo es acelerar el desarrollo de la fusión global. Japón y la Unión Europea, decíamos, trabajan conjuntamente en varios aspectos de la fusión.

Declaraciones del ministro de Industria

En una rueda de prensa reciente, el ministro de Industria explicaba: “Japón decidió en 2018 eliminar gradualmente las plantas de energía de carbón ineficientes, pero no teníamos ningún marco concreto, por lo que crearemos uno”.

Y añadió: “Haremos todo lo posible para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, en lugar de hablar de eliminar o no eliminar todas las centrales eléctricas de carbón”.

Fuente: Esther de Aragón / EnergyNews,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/japon-cierre-100-centrales-de-carbon-mas-antiguas-en-2030/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de