Durante los dos próximos meses, se celebrarán talleres provinciales que perfilarán este documento, tras lo que se iniciará un proceso de participación ciudadana, previo a la aprobación formal de la estrategia.

Comité Andaluz de la Biodiversidad

La Estrategia Andaluza de Gestión Integrada de la Biodiversidad está concebida como marco de referencia de la política europea e internacional en esta materia, e incorpora las directrices y líneas de acción de la política ambiental de la Junta. Su finalidad es frenar la pérdida de biodiversidad en Andalucía mediante un modelo de gestión activa, participativa y transparente. En este momento el proceso se encuentra en su primera fase.

En la siguiente, la participación social estará garantizada a través de la página web de la Consejería de Medio Ambiente, donde podrán hacer sus aportaciones y sugerencias todas las personas interesadas.

 La tercera fase se iniciará tras la incorporación al documento de estas aportaciones de la ciudadanía, y se someterá a la consideración del Comité Andaluz de la Biodiversidad, tras lo que será remitida al Consejo de Gobierno de la Junta para su aprobación. El documento tendrá una vigencia de ocho años.

Lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados

Actualmente, Andalucía tiene en marcha planes de recuperación y conservación que afectan a 134 especies silvestres, entre ellas 38 de fauna y 96 de flora. Con estas actuaciones, las poblaciones andaluzas de especies catalogadas con programas de recuperación, como las de águila imperial ibérica, lince ibérico, buitre negro y avutarda, han crecido durante los últimos cinco años.

La eficacia de la estrategia andaluza para la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados y de los trabajos de los equipos caninos para la detección de venenos, junto a los trabajos de corrección de apoyos peligrosos para la avifauna en tendidos eléctricos, han sido dos pilares básicos de gestión para conseguir esos incrementos poblacionales.

Una tercera línea ha sido la implicación de propietarios de terrenos forestales, gracias a lo que se han establecido numerosos convenios de colaboración, entre ellos 107 en zonas linceras (118.229 hectáreas), 45 en zonas con águila imperial (53.116 hectáreas), 43 en zonas con aguilucho cenizo (11.200 hectáreas) y 43 en zonas de avutarda (11.200 hectáreas), así como 7 convenios en zonas con buitre negro (10.000 hectáreas).

En el transcurso del Consejo Andaluz de Biodiversidad también se han repasado los trabajos de seguimiento y cartografía de especies de flora y fauna amenazadas y de interés. La obtención y procesado de este conocimiento del medio natural andaluz, los ecosistemas, sus especies y poblaciones es fundamental para desarrollar una adecuada gestión de la biodiversidad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de