La arena es el recurso más utilizado en el planeta después del aire y el agua. Cada casa, represa, camino, copa de cristal o teléfono móvil, por ejemplo, contiene este material. Pero ni siquiera un elemento aparentemente interminable como la arena puede satisfacer la demanda actual de recursos, advierte Naciones Unidas.

50.000 millones de toneladas de arena y grava se utilizan en el mundo cada año. El equivalente a un muro de 35 metros de alto y 35 metros de ancho alrededor del ecuador, cifra el organismo internacional. La mayor parte se destina a la producción de cemento para hormigón (que está hecho de cemento, agua, arena y grava).

El cemento es el material de construcción más utilizado en el mundo y origina el 8% de las emisiones de dióxido de carbono, según un informe reciente de la ONG Chatham House.

Arena

«La arena no es infinita», explica Kiran Pereira, fundadora deSandStories.org y una de los expertos que participaron en la primera mesa redonda sobre arena organizada por ONU Medio Ambiente, la Base de Datos sobre Recursos Mundiales y la Universidad de Ginebra (Suiza) a mediados de octubre pasado, donde se abordaron los impactos ambientales de la extracción de arena y las soluciones potenciales a este desafío.

«Es extraordinario que se haya prestado tan poca atención a este problema», añade Bart Geenen, director del Programa de Agua Dulce de la ONG WWF en Países Bajos.

La arena, que está compuesta básicamente por pequeños granos de roca, también se utiliza para regenerar playas y extender territorios.

Este tipo de arena se extrae del fondo del océano, de ríos y de playas. La arena del desierto no se puede utilizar para fabricar hormigón debido a su suavidad.

La extracción de arena en ecosistemas frágiles puede suponer un gran impacto ambiental si no se maneja adecuadamente, coinciden los expertos. En el caso de una playa, no solo podría conducir a la destrucción de la biodiversidad local, sino también a reducir el impacto positivo del turismo.

Además, la gran demanda de arena puede acarrear la extracción ilegal, lo que ya se está convirtiendo en un problema en muchos lugares, asegura la ONU. En India, sin ir más lejos, las «mafias de la arena» amenazan a comunidades locales, sus medios de vida y al medio ambiente.

Utilizada por todos

«La arena es utilizada por todos. No queremos detener el sector, sino trabajar en soluciones sostenibles con todos los actores interesados», señala, por su parte, Pascal Peduzzi, director de la Base de Datos sobre Recursos Mundiales, quien ya planteó el reto de la extracción de arena en el informe «La arena, más especial de lo que uno piensa», publicado en 2014.

En la actualidad se están investigando soluciones innovadoras para remplazar la arena en la construcción de carreteras edificios. Se pueden utilizar materiales alternativos como plástico reciclado, tierra, bambú, madera, paja y otros más.

El primer carril bici construido en su totalidad con plástico reciclado se inauguró en septiembre de 2018 en Zwolle (Países Bajos).

El plástico reciclado tiene potencial para convertirse en una alternativa de la arena (en cuanto a la construcción de carreteras), manifiestan desde ONU Medio Ambiente. El organismo estima que las vías de plástico son tres veces más duraderas que las de asfalto tradicionales.

Sin embargo, los expertos se muestran cautelosos: «Todavía se encuentran en fase de prueba, ya que su durabilidad e impacto ambiental deben estudiarse más a fondo. Se teme que pequeñas partículas de plástico puedan, eventualmente, filtrarse al suelo y el agua a causa del calor, del desgaste y del escurrimiento», detallan.

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/natural/desarrollorural/abci-urge-extraccion-sostenible-tercer-recurso-mas-utilizado-planeta-201901081126_noticia.html,