PIXABAY

Hoy, 17 de noviembre, celebramos el Día Nacional de la Seguridad Alimentaria (proclamado como cita anual por la Asociación Española de Licenciados, Doctores y Graduados en Ciencia y Tecnología de los Alimentos), que en esta cuarta edición tiene como tema central “El presente y el futuro de la Seguridad Alimentaria”.

Este año, la pandemia de la COVID-19 trae consigo importantes cambios y consecuencias. En este sentido, el sector de la hostelería y la restauración colectiva es uno de los grandes afectados. Para continuar prestando sus servicios, deben adaptarse a estos cambios de manera que se preserve la salud de clientes y empleados.

Claves y medidas del Día Nacional de la Seguridad Alimentaria

¿Las claves para ello? Además de la reducción del aforo para garantizar el distanciamiento social, es aquí donde más que nunca, la seguridad alimentaria y la higiene juegan un papel fundamental.

Medidas centradas en los cuatro aspectos descritos a continuación, son las que determinarán la seguridad de los establecimientos:

  • La limpieza y desinfección exhaustiva y frecuente de las superficies se convierte en imprescindible, así como el lavavajillas, que se convierte en un gran aliado.
  • La higiene personal de los trabajadores para evitar contagios entre ellos. Es necesario reforzar las medidas higiénicas que ya se tenían previas a la pandemia e implantando otras nuevas, será decisiva.
  • También lo será la higiene del proceso, donde las normas básicas de manipulación de alimentos y la formación de los empleados al respecto deben ser muy estrictas.
  • Por último, tomar medidas higiénicas en relación a los clientes y la sala, como disponer de suficientes dispensadores de gel desinfectante, cartas de un solo uso u opciones tipo código QR y evitar manteles y otros textiles.

En estos últimos meses se han escrito varias guías de buenas prácticas de manipulación y elaboración para el sector de la restauración durante la pandemia, una de ellas es la Guía de la Comunidad de Madrid publicada en junio de este año.

Plan del APPCC

Muchas de estas medidas son refuerzo del plan del APPCC obligatorio, con el que ya debían contar todos los establecimientos de este tipo.

Sin embargo, otras son medidas originadas para hacer frente a la COVID-19, pero que posiblemente hayan llegado para quedarse, por ejemplo, los geles desinfectantes o la digitalización de las cartas, que en el caso de algunas aplicaciones permite incluso realizar el pedido directamente sin necesidad de se acerque el camarero. En cualquier manera, ser cuidadosos con la higiene y la seguridad alimentaria siempre será un aspecto positivo.

El sector de la hostelería y la restauración colectiva se enfrenta a importantes retos. Debe adaptarse para satisfacer las nuevas necesidades fruto de la pandemia de la COVID-19. La digitalización, el servicio a domicilio, las opciones take away y la implantación de medidas eficientes de higiene, marcarán la tendencia del futuro.

Fuente: Nataly Fanizzi / Técnico de seguridad alimentaria de Ambientum,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de