La idea del Parlamento Europeo es que, para 2030, en las carreteras circulen vehículos menos contaminantes.

La propuesta de ley aprobada por la Cámara plantea un recorte de las emisiones de los turismos nuevos del 40% para 2030 (frente al 30% que proponía la Comisión Europea, en relación al nivel de 2021), con un objetivo intermedio de reducción del 20% en 2025.

Los fabricantes que superen los porcentajes establecidos deberán pagar una multa que la UE invertirá en formar a los trabajadores del sector afectados por los cambios ligados a la transición ecológica.

Vehículos nuevos

Asimismo, las compañías estarán obligadas a garantizar que los vehículos menos contaminantes -los eléctricos y aquellos que emiten menos de 50g de CO2 por kilómetro- suponen un 35% de los coches y furgonetas nuevos en 2030 (un 20% en 2025).

Los eurodiputados instan a la Comisión Europea a proponer un mecanismo para medición de las emisiones de CO2 en condiciones reales de conducción

Los eurodiputados instan a la Comisión Europea a proponer, en un plazo de dos años, un mecanismo para medición de las emisiones de CO2 en condiciones reales de conducción, mediante un dispositivo portátil, similar al introducido recientemente para controlar la cantidad de óxido de nitrógeno (NOx).

Hasta entonces, las emisiones de CO2 deberán estimarse a partir de los datos de consumo de combustible de los vehículos.

El eurodiputado socialista José Blanco, ha asegurado en el Pleno que “la lucha contra el cambio climático no es una opción. Tenemos que buscar el equilibrio entre la industria que genera actividad económica y empleo en países como España, y la obligación de esa reducción de emisiones“.

Blanco ha abogado por “invitar a la industria a que haga los necesarios cambios tecnológicos para mantener un liderazgo en la producción”

Blanco, que es miembro de Comisión de Industria, Investigación y Energía del Parlamento, ha abogado por “invitar a la industria a que haga los necesarios cambios tecnológicos para mantener un liderazgo en la producción. Porque estamos hablando del futuro, de nuestra salud, y por tanto, hacer esos cambios tecnológicos también va a significar mantener esa actividad a medio y a largo plazo. Por tanto, tenemos que cumplir con París e ir a una reducción ambiciosa de las emisiones”, ha señalado.

El impacto social de la descarbonización

Los eurodiputados alertan de las posibles consecuencias sociales negativas de la reconversión ecológica en el sector de la automoción y abogan por promover, sobre todo en las regiones más perjudicadas, la formación y recolocación de los trabajadores afectados. También piden apoyo para la fabricación dentro de la UE de baterías eléctricas.

Francesc Gambús ha votado en contra de la propuesta:  “tenemos que ser ambiciosos, pero sin poner en peligro ningún puesto de trabajo”

En este sentido, el eurodiputado independiente dentro del Grupo Popular Europeo Francesc Gambús ha votado en contra de la propuesta y lo ha justificado en su intervención en el Pleno de la Eurocámara: “tenemos que ser ambiciosos, pero sin poner en peligro ningún puesto de trabajo” y ha pedido “realismo” para situar los objetivos de reducción de emisiones.

“Si bien este 40% de objetivo de reducción de emisiones es mejor que el 45% que se planteaba en un inicio en este informe que se ha aprobado con mayorías estrechas, confío en que, finalmente, en la negociación entre los Estados y el Parlamento Europeo, lleguemos al 35% de sentido común“, ha manifestado Gambús en su explicación de voto.

“Estos objetivos de reducción, supondrán la destrucción de 12.000 puestos de trabajo en el sector de la automoción” ha afirmado Gambús

“De acuerdo con los informes de la Comisión Europea, si mantenemos estos objetivos de reducción, supondrán la destrucción de 12.000 puestos de trabajo en el sector de la automoción y comportará un problema social, sobre todo en países que aún no han salido de la crisis económica”, ha afirmado Gambús y ha tachado de “irresponsabilidad” el voto de los grupos socialista y liberal.

Vehículos menos contaminantes en marcha

El transporte es el único gran sector en la UE cuyas emisiones de efecto invernadero siguen creciendo, subrayan los eurodiputados. Para cumplir los compromisos asumidos por la UE en el marco del Acuerdo de París en 2015 y avanzar hacia un nivel de emisiones cero a mitad de siglo, el sector debe acelerar su reconversión.

En paralelo, el mercado de los automóviles se está transformando a gran velocidad, sobre todo con innovaciones en sistemas de propulsión eléctricos.

Si los fabricantes europeos inician tarde el proceso de transición, corren el riesgo de perder su posición de liderazgo, según ha señalado el Parlamento Europeo en un comunicado.

Fuente: EnergyNews / MARIA CASTAÑEDA CARVAJAL,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/vehiculos-menos-contaminantes-2030/,