La Agencia de Medio Ambiente de Andalucía, empresa ganadora de la edición de 2018.Antonio Galán, Director Gerente AMAYA y José María Muro, Responsable de Comunicación de Ciclogreen

Desplazarse de forma sostenible al trabajo es un hábito muy beneficioso para el medio ambiente que es posible implantar entre los empleados mediante incentivos y gamificación.

El próximo 16 de septiembre, coincidiendo con el comienzo de la Semana Europea de la Movilidad, Ciclogreen pone en marcha una nueva edición del Urban Mobility Challenge 2019. 

En esta competición de un mes de duración se dan cita empresas de toda Europa. El objetivo es simple, cada empresa con sus respectivas plantillas de empleados compite por ver quién recorre más kilómetros de forma sostenible al trabajo. A cambio, los participantes tienen la posibilidad de ganar multitud de premios.

De esta forma y según aseguran los organizadores, se consigue “sembrar la semilla de un hábito muy necesario y beneficioso para el medio ambiente, ya que se motiva a los empleados a desplazarse de una forma más sostenible en bicicleta, andando, transporte público y coche compartido.

El funcionamiento se basa en el uso de una aplicación móvil por parte del empleado. Esta aplicación registra y certifica que los desplazamientos se están realizando de forma sostenible. La misma aplicación se encarga también de cuantificar los kilogramos de CO2 no emitidos a la atmósfera, ahorrados por los desplazamientos sostenibles al trabajo.

Finalmente, todos estos datos se sincronizan de forma automática al marcador de cada empresa, lo que le permite subir o bajar en el ranking de clasificación ubicado en la web www.urbanmobilitychallenge.com.

Participación

La participación en la iniciativa es gratuita y pueden inscribirse empresas de todo tipo desde la misma web (www.urbanmobilitychallenge.com). Algunas de las empresas que ya han confirmado su participación son líderes del sector y cuentan con medidas de fomento de la movilidad sostenible, o Planes de Transporte al Trabajo.

Otras sin embargo no tienen ningún tipo de política y aprovechan la oportunidad de la competición para testar la acogida de este tipo de iniciativas entre de los empleados.

Empresas como Deloitte, Tragsa, Decathlon, RACC, MC Mutual, ULMA… han participado en anteriores ediciones. Este año la iniciativa continua su expansión y se desarrolla a nivel europeo, siendo la tercera ocasión en la que las empresas competirán por ver quién ahorra más CO2 derivado de los desplazamientos al trabajo.

Fuente: José María Muro / Ciclogreen,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de