Los incendios «fuera de capacidad de extinción», como los que recientemente han asolado parte de Gran Canaria, «serán más frecuentes» por el contexto global de crisis climática y las «escasas políticas de gestión», ha explicado a Efe el doctor en Geografía y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, José María Martínez Navarro.

A este tipo de incendios forestales «no se les puede frenar», independientemente de los medios con que se cuente, porque «liberan tanta energía y tanto calor que es imposible combatirlos», explica Martínez.

La cantidad de combustibles, es decir, de vegetación seca en disposición de arder, tanto viva como muerta, especialmente la viva que acumula más madera, es la principal característica para llegar a este extremo.

Además, las frecuentes olas de calor, ocasionadas por la crisis climática, han provocado que los árboles «ralenticen su metabolismo y dejen secar sus hojas para sobrevivir», esta situación es, según el profesor, «pólvora para los montes».

En España, la vegetación tiene «mucho estrés cuando la temperatura mínima es muy alta por la noche», por tanto, «tiene que defenderse» y se vuelve «más vulnerable» a los incendios que en condiciones normales.

Martínez asegura que «debería haber una reforma en la política de gestión» forestal y ve imprescindible «administrar los residuos forestales durante todo el año» porque «solo nos acordamos de los incendios en verano».

En este sentido, advierte de que «si esperamos que se siga acumulando este tipo de combustible habrá más incendios que no podamos combatir», porque «es inviable luchar con el fuego que arrasa 5.000 hectáreas en una hora».

Incendios

Según ha indicado, hay algunos incendios que son «prácticamente improbables de prever», sobre todo si los campos están sin control, es decir, «si se tiene millones de hectáreas de bosque con una alta disposición a arder, arderá».

El experto pone como ejemplo uno de los incendios que se inició a principios de verano en Tarragona, provocado por «una acumulación excesiva de excrementos de gallina», es por este motivo que reitera que «el gran problema es tener descuidados los bosques».

La «España vaciada» y el éxodo rural empeora esta situación porque nadie cuida los montes, «en el modelo capitalista en que vivimos si el terreno no es rentable se abandona», admite Martínez.

La clave, según el profesor, está en eliminar ese combustible «en invierno» y en el «uso del fuego tradicional y quema prescrita». Según ha explicado, «siempre se ha sacado todo el combustible del monte y lo que quedaba se quemaba, nunca dejaban que se acumulara».

«Hemos convertido el fuego en elemento maldito y al final debemos volver a lo que se hacía, haciendo caso a las personas que son ingenieras de montes», aclara Martínez.

Modelo referente

Este profesor cree que «señalar con el dedo» a alguien en concreto sobre la causa de los incendios «está muy visto y es una excusa más para no tener responsabilidad política». Un modelo referente, que se podría implementar en España, «es el de los Pirineos franceses», apunta Martínez.

Según ha explicado, «han demostrado que funciona muy bien las cámaras colaborativas, los bomberos están todo el año y colaboran con la población rural para hacer quemas en invierno».

Es decir, en cada pueblo se organizan, junto con los expertos forestales, para hacer quemas controladas de pasto seco en el campo, de esta manera «reducen el riesgo de incendios en verano al no haber tanto combustible», concluye Martínez.

Fuente: Juanjo Cordero / EFE, ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/natural/vivirenverde/abci-incendios-imposibles-combatir-seran-mas-frecuentes-debido-crisis-climatica-global-201908291659_noticia.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de