Gustav se debilitó este lunes a tormenta tropical y se espera que perdiera más energía durante las próximas 24 horas mientras avanza a través de los estados de Luisiana y Texas, dijo ayer el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH).

“Gustav” tocó tierra este lunes en la costa estadounidense del Golfo de México al oeste de Nueva Orleans como un huracán de categoría 2, pero los diques reconstruidos tras el devastador paso en 2005 del huracán “Katrina” parecieron mantener el agua fuera de la ciudad.

En su informe emitido a las 23.00 horas de la noche (05:00 hora peninsular), el CNH dijo que los vientos máximos sostenidos de “Gustav”, que golpeó la costa de Luisiana como un huracán de categoría 2 horas antes, bajaron a 95 kilómetros por hora. “Se pronostica un contínuo debilitamiento y se espera que “Gustav” se convierta en depresión tropical hoy” indicó el centro con sede en Miami.

El reporte redujo los temores de una repetición del desastre causado por el huracán Katrina hace tres años, cuyas inundaciones desbordaron los diques, sumergiendo el 80 por ciento de la ciudad y aislando a miles de personas.

La fuerza inicial de “Gustav” acumuló toneladas de agua al río Mississippi, el lago Pontchartrain y los canales de Nueva Orleans, presionando las barreras que fueron reconstruidas a pesar de que hace tres años fallaron. Las aguas se concentraron en los muros de contención y salpicaron a través de las grietas en el vulnerable sistema de barreras.

CONSECUENCIAS

Quince centímetros de agua inundaron algunas calles cerca del Canal Industrial de Nueva Orleans y los funcionarios advirtieron de que aunque los diques no se habían visto sobrepasados, aún estaban en peligro. Aunque algunos residentes emergieron de hogares tapiados aliviados de encontrar sólo ramas de árboles y señales de tránsito arrancadas.

“Aún podremos tener mal clima, pero hemos esquivado esta tormenta”, dijo el corredor de bolsa Peter Labouisse, que tapió su casa para protegerse del paso del huracán.

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, dijo que podrían tardar más de dos semanas en restaurar el servicio eléctrico. Unos 750.000 residentes se encontraban sin electricidad.

“Gustav” atravesó el corazón del Golfo de México, repleto de plataformas petroleras, pero los precios del crudo y del gas natural bajaron a medida que “Gustav” se debilitaba primero a huracán de categoría 2, con vientos de 177 kilómetros por hora, y luego siguiera perdiendo fuerza para convertirse en tormenta.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de