La nueva norma amplía también la superficie protegida en 14.400 hectáreas

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) publicó ayer el decreto que aprueba la nueva planificación conjunta del Espacio Natural de Doñana, en concreto el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), que sustituyen a los hasta ahora vigentes de forma diferenciada para el parque natural y para el nacional. La nueva normativa amplía también en 14.400 hectáreas el Parque Natural de Doñana y declara Zona de Especial Conservación (ZEC) parte de estos terrenos junto con otros colindantes, bajo la denominación común de Doñana Norte y Oeste.

El PORN, de vigencia indefinida, es el documento básico que distribuye y asigna los distintos usos y aprovechamientos de acuerdo con la capacidad de los ecosistemas, tanto en el parque natural como en el parque nacional; mientras que el PRUG establece con detalle las condiciones del desarrollo de las actividades compatibles y determina las líneas estratégicas de actuación pública, con evaluaciones cada seis años. Hay que resaltar que esta es la primera vez en España que un plan rector de uso y gestión de un parque nacional integra al del parque natural que lo rodea.

Entre otras novedades, estos planes recogen la prohibición en todo el espacio de nuevas autorizaciones, permisos y concesiones de aprovechamiento, investigación y explotación de yacimientos minerales y demás recursos geológicos, salvo el salinero en el parque natural. Igualmente se prohíbe la acumulación y el enterramiento de materias primas, productos y residuos sólidos, líquidos y gaseosos.

Otro aspecto a destacar es la inclusión de directrices de ordenación y criterios de gestión destinados a ser tenidos en cuenta en otros planes, programas y proyectos que tienen su ámbito de actuación fuera del Espacio Natural pero que pueden ser determinantes en la conservación de sus valores naturales. Es el caso de los relacionados con el estuario del Guadalquivir, la garantía de caudales ecológicos a la marisma o los que afectan al equilibrio del acuífero Almonte-Marismas.

En cuanto a la gestión de los valores naturales, la principal prioridad se dirige a garantizar la conservación de las especies clave en el mantenimiento de las cadenas tróficas de Doñana, singularmente el conejo. A ello se suma la especial atención que se dedicará al mantenimiento de los equilibrios ecológicos en complejos dunares activos, sistemas litorales, humedales, cotos, montes y sistemas fluviales, así como a la protección de las aves acuáticas, el lince ibérico y el águila imperial.

Además, la nueva planificación mantiene con pocas variaciones la actual distribución entre zonas de reserva y uso restringido (mayoritariamente en el área del Parque Nacional) y las de mayor compatibilidad de actividades y aprovechamientos (que predominan en el Parque Natural). A estas últimas se asignan las 14.400 hectáreas ampliadas, de uso fundamentalmente forestal.

Estos planes, elaborados con las aportaciones de la comunidad científica y de los sectores socioeconómicos y conservacionistas representados en el Consejo de Participación de Doñana, sustituyen a los vigentes desde 2004 en el Parque Nacional y desde 2005 en el Parque Natural. El contenido de los mismos ha contado con el respaldo prácticamente unánime del Consejo de Participación de Doñana, tras un proceso de elaboración en el que se han valorado unas 1.600 alegaciones. Esta nueva planificación recoge también la experiencia de más de 20 años en la consolidación de un modelo de desarrollo sostenible que ha logrado hacer de la protección de los recursos naturales una fuente de riqueza y empleo en la comarca de Doñana.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de