Un año más, en lo que parece haberse convertido en una nueva normalidad, los incendios forestales han copado los titulares de los medios de comunicación. Durante este mes de octubre, nuevamente el fuego ha sido el protagonista: en esta ocasión el objeto de su furia ha recaído sobre El Líbano y California.

Sin embargo, estos son solo algunos de los muchos incendios que nos ha dejado el 2019. Durante este mismo año hemos visto como los incendios forestales en el Amazonas provocaron una protesta mundial este verano, además de haber estado presentes en el Ártico, Francia, Grecia, Indonesia y muchas otras partes del mundo.

Hoy, los datos del satélite Sentinel-3 World Fire Atlas de la Agencia Espacial Europea -ESA– muestran que solo en 2019 se han producido hasta 5 veces más incendios forestales que durante el mismo periodo del año pasado. Ahora, un análisis detallado revela con precisión dónde se han producido, la mayoría de ellos en Asia.

Asia es el continente más afectado

De este modo la misión Copernicus Sentinel-3 registró 79.000 incendios en agosto de este año. Una cifra a tener en cuenta en comparación con los 16.000 detectados durante el mismo período de 2018.

Los datos revelan que el 49% de los incendios se detectaron en Asia, alrededor del 28% en América del Sur y el 16% en África. el resto se registró en América del Norte, Europa y Oceanía.

Al funcionar como termómetros en el cielo, los sensores de los satélites miden la radiación infrarroja térmica para tomar la temperatura de las superficies terrestres de nuestro planeta. Esta información se utiliza para detectar y controlar el calor que emiten.

Usando sus dos canales dedicados a este propósito, el Sentinel-3 World Fire Atlas es capaz de identificar a vista de pájaro todos los incendios activos por la noche. Olivier Arino de la ESA declara que: “nunca habíamos visto un aumento de incendios forestales de este tipo desde que se creó el Atlas Mundial de incendios ATSR en 1995″.

El impacto de los incendios en el clima

La cuantificación y el monitorización de incendios es importante para el estudio continuo del clima porque tienen un impacto significativo en las emisiones atmosféricas globales, lo que por lado, también contribuye a los presupuestos globales de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono.

Uno de los mayores problemas durante y después de los incendios es obtener una visión general de la evolución que tienen y/o del daño potencial que pueden causar durante su desarrollo. Con esta nueva visión de los incendios desde el espacio, la cual la ESA espera mejorar en el futuro, la observación de la Tierra también se está utilizando para detectar y controlar los puntos activos sobre las áreas afectadas.

Fuente: Chris Fagan / Scott Wallace / National Geographic,

Artículo de referencia: https://www.nationalgeographic.com.es/naturaleza/esta-ardiendo-tierra-sin-precedentes_14870/4,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de