La azolla es un grave problema ambiental para España

La Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) ha finalizado recientemente los trabajos de retirada del helecho azolla que habían colonizado la superficie de un par de lagunas en la Reserva de Campanarios de Azaba, en Salamanca, gestionada por la Fundación.

La Azolla filiculoides, también llamada helecho de agua, es una planta invasora, originaria de América, que se propaga rápidamente y termina por cubrir totalmente las charcas, impidiendo el desarrollo de otras especies animales y vegetales.

La azolla supone un problema ambiental de "primera magnitud", advierte Carlos Sánchez, presidente de FNYH, porque "se ha introducido en los estanques temporales mediterráneos y en las lagunas de las zonas de dehesa en el oeste Ibérico".

La azolla es un helecho acuático que tiene la característica de reproducirse muy rápidamente y colonizar las lagunas, tapándolas e impidiendo que los rayos de luz entren, y además les aporta muchísima materia orgánica, lo que les provoca una falta de oxígeno enorme. "Anfibios, peces y otras especies vegetales desaparecen", asegura Sánchez.

"De una charca a otra la puede trasladar una nutria, un pato… Y es un problema muy grande porque está cada vez más extendida y su retirada es costosísima", continúa el experto. "Estamos realmente preocupados y en la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba estamos tratándola lo más rápido posible, para erradicarla de donde la tenemos, y conseguir que sobreviva parte de la colonia de plantas acuáticas que teníamos antes. Si hubiéramos tardado un poco más no hubiéramos llegado a tiempo", subraya Sánchez.

Se da la paradoja de que, mientras que esta especie supone un gran problema para la biodiversidad en las zonas que invade, hay quien ve en ella un gran potencial para luchar contra el cambio climático, por su capacidad de captación de dióxido de carbono. De hecho, los paleontólogos hablan del "Evento Azolla": un enfriamiento global que tuvo lugar hace 48 millones de años, se supone que a causa del crecimiento descontrolado de este helecho.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de