La reacción de la comunidad internacional de los derechos humanos fue rápida. La mayoría de los países del mundo se comprometieron a acabar con la producción de CFC y otros gases agresivos con el ozono.

Los países industrializados primero y el resto después han conseguido reducir en un 80% esta producción entre 1988 y 1996, con la esperanza de que desaparezca.

Los efectos beneficiosos no serán inmediatos, pero sí se tiene idea de lo que se evitará: 19 millones de casos de cáncer de piel, 150 millones de casos de cataratas y 70 billones de pesetas en pérdidas en la pesca y la agricultura de aquí al año 2060.

Y, a más largo plazo, la posible desaparición de la vida en el planeta.

Lo esperanzador de esta historia es que, por primera vez, un tratado internacional sobre el medio ambiente haya provocado una respuesta inmediata de los políticos y las industrias.

¿Por qué no ocurre lo mismo con la protección de los bosques, la reducción de la contaminación o el problema del calentamiento global?

Este es el motivo de que los días de concienciación sobre los problemas de la Tierra, como este, tengan su importancia. Para avanzar en esta tarea siendo consumidores responsables, exigiendo compromisos a los Gobiernos, reciclando y reduciendo nuestras emisiones de productos contaminantes.

Fuente: Ambientum,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de