Catrorce incendios devastadores arrasan desde el domingo el sur de California. El fuego, opriginado en Malibú, ha arrasado 970 kilómetros de las montañas paralelas a la costa hasta la frontera con México, destruyendo 700 casas y obligando a evacuar a medio millón de personas.

A pesar de que 5.600 bomberos trabajaron para sofocar las llamas, los vientos de hasta 133 kilómetros por hora y las altas temperaturas lo impidieron hasta ayer, cuando el viento emprezó a ceder.

“Fuente:
Bomberos apagando el fuego. FUENTE: BBC News

George W. Bush anunció el estado de emergencia en los siete condados afectados (Los Ángeles, Orange, Riverside, San Bernardino, San Diego, Santa Bárbara y Ventura) y el envío urgente de ayuda federal.

Vuelta a la normalidad

En torno a 50.000 personas puedieron volver ayer a sus casas, y los residentes de un parque de caravanas en Sylmar viajaron para evaluar los daños. Además, los bomberos y perros entrenados siguen buscando posibles víctimas en un barrio del condado de Los Angeles donde vivían varias personas de la tercera edad.

Un a situación Impredecible

Jerry Sanders, alcalde de San Diego, relató las llamas avanzaban sin control, a una velocidad de entre 10 y 15 kilómetros por hora. «Tenemos ante nosotros una situación muy peligrosa y además impredecible», dijo el presidente del Consejo Municipal de San Diego, Ron Roberts. Y añadió que existen «todos los ingredientes que se necesitan para una tormenta de fuego perfecta».

Los investigadores creen que el fuego pudo ser provocado por alguna persona, al haberse generado en una zona frecuentada entre adolescentes. En la zona donde se originó el fuego residen numerosas celebridades de Hollywood. Algunos, como Seann Penn, han perdido sus casas valoradas en millones de euros.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de