La repoblación, realizada el pasado 22 de noviembre por miembros y voluntarios de las asociaciones Globalízate y ARBA (Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono) han sido un “exito”. “El 70% de las especies plantadas han sobrevivido y continúan creciendo”, afirma un portavoz de estas organizaciones.

Cambios de localización

Aunque los plantones y semillas han acabado en las inmediaciones del municipio de Pelayos, ésta no era, sin embargo, su primer destino. “La repoblación estaba prevista realizarla en el entorno de la carretera M-501 cerca de Navas del Rey, pero el alcalde de la localidad, Jaime Peral, se negó a dar su permiso y envió a una pareja de la Guardia Civil para evitar la plantación”, señalan las organizaciones.

Después del incidente, los activistas de ambas organizaciones, y con el apoyo del Ayuntamiento de Pelayos de la Presa, cambiaron su zona de trabajo.

Las repoblaciones se han realizado en el terreno de un antiguo vertedero del pueblo, con lo que los árboles además de proporcionar sombra y restablecer el ecosistema serrano en esta región, ayudarán a recuperar una zona altamente degradada.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de