Greenpeace advierte que el incendio que actualmente asola los bosques y tierras alrededor de la planta nuclear de Chernóbil podría generar la emisión de una gran cantidad de radioactividad, ya que esta zona está muy contaminadas tras el accidente de 1986.

El incendio, que cuenta con varios focos, no ha llegado a las zonas de más alta contaminación alrededor de la planta de la central, pero se acerca peligrosamente al perímetro y actualmente hay puntos de fuego a 15 km del emplazamiento.

Veintinueve años después de la explosión de Chernóbil, el accidente no ha dejado de mostrar sus efectos. Una enorme cantidad de sustancias radiactivas peligrosas ha sido depositada en los bosques, incluyendo el cesio-137, estroncio-90 y plutonio-239. Estos bosques, las plantas y el suelo son una importante fuente de radiactividad, algunas de las cuales fueron liberadas en los incendios de 2010. La cantidad de radiactividad liberada podría ser potencialmente el equivalente a la de un accidente nuclear grave.

El primer informe de los incendios en la región de Chernóbil fue el 26 de abril. La radiactividad entra en la atmósfera a través de las columnas de humo y se dispersa en función de la dirección del viento, la altura y otros factores meteorológicos. Durante los incendios forestales anteriores, la radiactividad se ha dispersado hasta llega a Turquía. En base a los datos de satélites especializados, analistas de Greenpeace han estimado que el fuego se extendió sobre una superficie de 13.300 hectáreas, de las cuales 4.100 están ardiendo en realidad.

En un análisis de los riesgos de incendios alrededor de Chernóbil, los científicos a principios de este año llegó a la conclusión de que el peor caso sería que la liberación de radiactividad podría ser el equivalente de un accidente nuclear Nivel 6 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES). El accidente de 1986 en Chernóbil y el accidente de Fukushima Daiichi alcanzaron el nivel 7 en la escala INES.

Similar a la situación en Ucrania, grandes cantidades de radiactividad se han depositado en los bosques en Japón alrededor de la central nuclear de Fukushima Daiichi. A pesar de los enormes esfuerzos de las autoridades japonesas para descontaminar las aldeas y tierras de cultivo, el bosque no puede ser descontaminado y seguirá siendo un foco masiva de radiactividad durante mucho tiempo en el futuro, y siguen siendo un riesgo no sólo en el caso de un incendio forestal, también continuarán fugas de radiactividad a las áreas pobladas, especialmente después de la fusión de la nieve en invierno o durante las fuertes lluvias que pueden llevar a la radiactividad hacia las tierras, ríos y lagos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de