El sector de la biomasa genera ya más de 1000 empleos en Navarra, consume y/o reutiliza 550.000 toneladas al año de restos orgánicos que de otra forma quedarían sin ninguna utilidad, su coste es considerablemente menor al de la utilización de otras fuentes de energía como el gas natural o el gasoil y lo más importante, es un combustible que ya se utiliza para la producción de calor en espacios públicos de pueblos como Ezcaroz, Ochagavía o el Señorío de Bertiz; y para la producción de biocombustibles líquidos o para la generación de electricidad, entre otras aplicaciones.

Según se puso de manifiesto en la jornada de presentación del proyecto europeo BIOCLUS, en la que participaron representantes de los cuatros organismos de la Comunidad Foral involucrados en su desarrollo: Departamento de Innovación, Empresa y Empleo, Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER) y la empresa BIOTERNA, la utilización de biomasa es interesante no sólo por los beneficios medioambientales que reporta, sino también por los beneficios económicos que supone. Además todos ellos coincidieron en señalar que "la biomasa es ya una realidad en Navarra".

Proyecto BIOCLUS

Según explicó David Sánchez, del Departamento de Biomasa de CENER, centro tecnológico coordinador en Navarra, el Proyecto BIOCLUS pretende a lo largo de 36 meses, de los cuales ya han transcurrido los 12 primeros, analizar la situación actual del sector, realizar una agenda estratégica que contemple un plan de acción para impulsar el sector en cada una de las regiones participantes y todo con el objetivo de fortalecer las capacidades y conocimiento de I+D+i en Biomasa.

Para Rafael Muguerza, Director del Servicio de Innovación del Gobierno de Navarra, participar en un proyecto europeo de este tipo permite a las empresas acercarse al mejor conocimiento que existe en Europa sobre la materia y estar al tanto de cómo se hacen políticas sectoriales en otras regiones.

En el caso del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra su apoyo al proyecto tiene una doble vertiente, según explicó Elena Baeza de la Sección de Gestión Forestal. "Por un lado, la consideración de la biomasa como un material con una ventajas medioambientales innegables y por otro el valor del proyecto como motor de desarrollo del entorno rural a través de la creación de nuevos puestos de trabajo". Baeza además salpicó su exposición con ejemplos de espacios públicos que ya utilizan la biomasa para calentar sus instalaciones.

Feria Navarra Innova

Precisamente uno de los ejemplos de la jornada en cuanto a aplicaciones de biomasa fue la empresa navarra BIOTERNA, que produce pellets de biomasa dirigidos a la producción de calor y agua caliente sanitaria de uso doméstico e industrial desde 2007. Según explicó Carlos Castrejana, el pellet tiene un funcionamiento equivalente al gasoil y aunque es un material sólido tiene un poder calorífico muy alto. Para Castrejana, la utilización de biomasa térmica tiene un potencial de crecimiento muy alto y es una apuesta segura que además de ahorrar dinero, utiliza energías renovables.

La jornada, a la que asistieron más de treinta personas, se organizó en el marco de la Feria Navarra Innova, una de las principales novedades de las Semanas de la Ciencia, Tecnología e Innovación de este 2010, organizadas en Navarra por el Departamento de Innovación, Empresa y Empleo, a través de ANAIN, y a nivel nacional por el Ministerio de Ciencia e Innovación a través de FECYT.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de