Un estudio realizado en Cabrera (Baleares) por el Instituto Español de Oceanografía (IEO) ha demostrado que la condición física de los peces varía en función de su tamaño, en el que influye el grado de protección de los ecosistemas marinos litorales frente al impacto de la pesca.

A esta conclusión ha llegado un equipo de científicos del IEO, la Universidad de Barcelona y la Universidad de Aberystwyth (Reino Unido) que ha demostrado que el nivel trófico que ocupan los peces y su condición física varía en función de su tamaño corporal y que esta variación es diferente dependiendo del grado de protección de los ecosistemas marinos litorales frente al impacto de la pesca.

El tamaño del pez, la destreza para alimentarse y la habilidad para evitar ser comidos marca la diferencia entre zonas con diferente presión pesquera, ha informado el IEO en un comunicado.

El estudio publicado en la revista “Marine Environmental Research” se ha llevado a cabo en dos zonas del Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera cerradas a la pesca y en dos zonas situadas al oeste de Mallorca donde la pesca profesional y recreativa está permitida.

El modelo de los peces: la doncella

Como especie modelo para analizar los efectos indirectos de la pesca sobre los peces, los científicos han utilizado la doncella, un pequeño pez de la familia de los lábridos.

Primero comprobaron que la biomasa de la doncella, de sus depredadores y de sus competidores era mayor dentro del Parque Nacional que en el área abierta a la pesca, demostrando la efectividad de las áreas marinas protegidas para la restauración de las poblaciones de peces.

Zonas protegidas y abiertas

Las mayores diferencias entre las zonas protegidas y las zonas abiertas a la pesca se observaron en los machos terminales, que son los ejemplares de mayor tamaño de la población.

Los científicos demuestran que esta recuperación de las poblaciones de peces tienen implicaciones a nivel de su dieta y comportamiento al aumentar tanto la competencia por la comida como el riesgo de que se lo coma un depredador. En segundo lugar, constataron que el nivel trófico de la doncella era mayor dentro del Parque, mientras que la condición física era menor.

No descrito antes

Además se observó una inesperada relación parabólica (la relación aumenta hasta cierto punto y después disminuye) entre el nivel trófico y la talla individual en ambas áreas, no descrita anteriormente en otras especies de peces.

El cambio observado en el nivel trófico con la talla indicó que en la dieta de la doncella se produce un aumento progresivo del consumo de presas de mayor tamaño y nivel trófico hasta alcanzar los 12 centímetros de longitud total.

Sin embargo, a partir de los 13 centímetros, la talla de transición a machos terminales, se produce una disminución progresiva del nivel trófico debido a un mayor consumo de presas de nivel trófico más bajo y caparazón duro, como bivalvos, gasterópodos y erizos.

Además, esta disminución de nivel trófico fue más pronunciada en las zonas abiertas a la pesca que en las zonas del Parque Nacional revelando así diferencias debidas a un cambio de dieta relacionado con la talla, el comportamiento y la selectividad de la pesca recreativa hacia individuos de mayor tamaño.

Peces en Áreas Marinas protegidas

En Áreas Marinas protegidas, donde hay una mayor abundancia de competidores y de depredadores, la doncella necesita reducir la competencia y el riesgo de que se la coman. Al dedicar más tiempo y energía a evitar que sea la comida de algún depredador, dedica menos tiempo a la alimentación y a la búsqueda de las mejores presas.

Para conseguir esto, cambia su dieta a presas “sub-optimas” pero que son más abundantes y que necesitan menor tiempo de búsqueda e incluso menor tiempo de manipulación para ingerirlas. Este comportamiento tiene, en consecuencia, un efecto negativo sobre la condición corporal.

En zonas abiertas a la pesca sucede lo contrario, ya que al disminuir la competencia y la probabilidad de que se la coman, la doncella puede dedicar más tiempo a buscar presas óptimas y de mayor tamaño como los erizos, que para engullirlos necesitan un mayor tiempo de manipulación.

“Los resultados de este estudio confirman que la pesca, al disminuir la biomasa de las especies y de sus depredadores y competidores, y por lo tanto, alterar las relaciones intra e interespecíficas, tiene otros efectos indirectos sobre las especies, ya que al modificar su comportamiento también puede cambiar su dieta y preferencia por algunas presas, modificando su posición trófica y su condición corporal” concluye Joan Moranta, primer autor del artículo.

Fuente: Instituto Español de Oceanografía, EFE VERDE,

Artículo de referencia: https://www.efeverde.com/noticias/proteccion-ecosistemas-marinos-tamano-peces-ieo/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de