Según Matilde Cubillo Presidenta de FAPAM “Por una parte debemos ser positivos y ver la denuncia que ha interpuesto la FEG en los juzgados, como una oportunidad para que las asociaciones de toda España podamos aportar todas las pruebas que tenemos sobre la terrible situación que sufren los galgos en nuestro país. Es posible que los galgueros salgan mal parados y que se demuestre que esa situación es aún más terrible que la que proyecta el documental.”

Cuando se habla de 50.000 galgos desechados, es evidente que no todos los casos son denunciados ante Seprona. En su mayoría, cuando se encuentra un galgo ahorcado, muerto de un tiro o abandonado, al no estar identificado, no hay propietario conocido, por lo que desde los puestos de la Guardia Civil u otros cuerpos policiales, se informa que si no hay propietario no hay denuncia, son muchos los que no permiten que se ponga la denuncia. Además, hay que tener en cuenta que Seprona no es el único organismo al que dirigir denuncias relacionadas con galgos u otros casos de maltrato o abandono, ni es el organismo que puede dar cifras del número de galgos que se abandonan en España.”

Lo que es vergonzoso es que el Señor Luis Ángel Vega afirme que la asociaciones reciben entre 600 y 1000€ por galgo dado en adopción, cuando la maldad de algunos galgueros hacia sus animales es tan terrible, que cuando les llegan, si quieren salvarles la vida a los galgos deben desembolsar grandes cantidades de dinero en clínicas veterinarias.

Desde el momento uno, los animales les cuestan dinero, y en ningún caso reciben semejante dinero por las adopciones. Esas declaraciones SÍ dañan la imagen y el honor de las asociaciones y les acusa directamente de traficar con animales y sus miserias por dinero.

Cubillo añade “El gabinete jurídico de FAPAM, junto con otras asociaciones de toda España, está estudiando interponer denuncia contra la FGE y su presidente, el señor Luis Ángel Vega por las afirmaciones de que nos lucrarnos cobrando entre 600 y 1000€. EL señor Luis Ángel Vega tendrá que demostrar ante una juez lo que ha afirmado públicamente. Solo le ha faltado decir que somos las asociaciones las que maltratamos y abandonamos a los galgos para sacar beneficio económico. Este señor está muy seguro de lo que dice porque cree que con las declaraciones desafortunadas de Seprona cuando dijo que el problema de galgos en España era una leyenda negra y que solo han recibido dos o tres denuncias relacionadas con estos animales, tiene todo probado.

Negar esta situación no ayuda al gremio galguero a lavar su imagen ¿Quién no ha visto alguna vez a un galgo famélico y asustado por la carretera o por las calles de un pueblo? Cubillo concluye “Si la FEG quiere lavar su imagen, que permita que, ante la prensa, agentes de Seprona y de la FAPAM, se seleccione a 15 o 20 galgueros federados y de manera sorpresa podamos acudir a los instalaciones donde mantiene a los animales. Ahí queda mi propuesta señor Vega.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de