Fotografía: © Isaac Fernández Galisteo – www.naturalezavision.net

Hoy, 3 de marzo, se celebra el Día Mundial de la Vida Silvestre, cuyo lema para este 2020 es “Garantizar el sostenimiento de la vida en la Tierra”.

El 20 de diciembre de 2013, la Asamblea General de la ONU, decidió proclamar el 3 de marzo como el Día Mundial de la Vida Silvestre. Su objetivo es reafirmar el valor intrínseco de la flora y la fauna silvestres y sus diversas contribuciones. Entre ellas, se encuentran las contribuciones ecológicas, genéticas, sociales, económicas, científicas, educativas, culturales, recreativas y estéticas al desarrollo sostenible y el bienestar de la humanidad.

Concretamente, este día mundial se alinea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas 1, 12, 14 y 15. Se alinea también a sus amplios compromisos de aliviar la pobreza, asegurar el uso sostenible de los recursos y conservar la vida tanto en la tierra como debajo del agua para detener la pérdida de la biodiversidad.

Día Mundial de la Vida Silvestre

Las actividades humanas insostenibles y la sobreexplotación de las especies y los recursos naturales están poniendo en peligro la biodiversidad.

En este sentido, a lo largo de mis viajes fotográficos por el Planeta, documentando la vida silvestre y, más concretamente, en el continente africano, he podido realizar fotografías de:

  • Elefante africano de sabana (Loxodonta africana) en parques nacionales como el Serengeti (Tanzania), Chobe (Botswana), Kruger (Sudáfrica) y South Luangwa (Zambia)
  • Elefante africano de bosque (Loxodonta cyclotis) en el parque nacional La Lopé (Gabón), terriblemente diezmados por el comercio ilegal del marfil que se cobra la vida de más de 20.000 ejemplares cada año.
  • Otro de los animales drásticamente afectado es el rinoceronte negro (Diceros bicornis) y el rinoceronte blanco (Ceratotherium simum), principalmente en Sudáfrica, donde entre 2007 y 2011 su caza furtiva aumentó un 3.000%, siendo su cuerno una joya del mercado negro asiático.

Respecto al continente asiático, una de las especies más emblemáticas y bellas está sucumbiendo. La culpa la tiene el comercio ilegal de su piel y sus huesos, altamente cotizados en el mercado negro. Esta situación está poniendo al tigre (Panthera tigris) al borde de la extinción, cuya población ha descendido en un 95%.

En este sentido, se hace imprescindible promover la concienciación y sensibilización sobre la extraordinaria diversidad de la vida. Debemos hacerlo tanto en la tierra como debajo del agua para dejar un buen legado a las generaciones futuras.

Enlaces relacionados que te pueden interesar

Fuente: Isaac Fernández Galisteo – Técnico de Medio Ambiente de Ambientum,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de