Finalmente, la petrolera británica BP deberá pagar US$ 4.500 millones al gobierno de Estados Unidos, debido a la catástrofe medioambiental que causó en el Golfo de México hace dos años y medio.

La explosión el 20 de abril de 2010 de la plataforma Deepwater Horizon, a  unos 80 km de las costas de Nueva Orleans en el sur de Estados Unidos, causó 11  muertos y provocó un vertido de casi 800 millones de litros de petróleo crudo en el golfo de México hasta el cierre del pozo cuatro meses después.

La mancha de crudo destruyó largos tramos de costa, con graves consecuencias para la naturaleza y la economía. La Fiscalía acusa a BP y sus empresas asociadas de haber actuado de manera negligente ante este desastre.

"La cuantía acumulada de la resolución es de aproximadamente US$ 4.500 millones (3.500 millones de euros), con pagos previstos a lo largo de un período de seis años", dijo BP a través de un comunicado.

BP anunció hoy que llegó a un acuerdo con el gobierno de Estados Unidos, sujeto a la aprobación judicial, para resolver todos los cargos criminales y todas las demandas de la Securities and Exchange Commission contra la compañía derivadas del accidente de Deepwater Horizon, la marea negra y la respuesta.

El acuerdo permitirá a BP evitar el juicio penal que tenía previsto."Todos nosotros en BP lamentamos profundamente la trágica pérdida de vidas causada por el accidente de Deepwater Horizon y el impacto del vertido en la región costera del Golfo", agregó el consejero delegado de BP, Bob Dudley



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de