El Consejo de Gobierno concretó su propuesta de Parque Nacional con la presentación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de la Sierra de Guadarrama en su vertiente madrileña por la que el Ejecutivo regional establece 76.650 hectáreas de superficie con máxima protección medioambiental por su elevado valor ecológico y su inigualable biodiversidad. Con esta iniciativa, la Comunidad preserva el 10% del territorio total de la Región e incrementa en más de 1.000 hectáreas la zona de mayor protección respecto al proyecto inicial del PORN.

El Ejecutivo regional se ha visto obligado a revisar la zonificación y los usos propuestos por el texto del PORN informado favorablemente por la Asamblea en noviembre de 2.006 después de que el Gobierno central aprobase la nueva Ley 5/2007 de la Red de Parques Nacionales y la Ley 42/ 2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. Esta normativa estatal afectaba, de manera muy destacada, a la consideración y posibilidad de práctica de determinados usos tradicionales, y que en virtud de la normativa anterior a la nueva ley, el equipo redactor del PORN consideró compatibles con la conservación de un Parque Nacional.

Asimismo, las nuevas leyes estatales también condicionaban la propia configuración territorial del Parque, lo que impidió la aprobación del documento en el que la Comunidad trabajaba en su fase final.

Protección para más de 100.000 hectáreas

El Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de la Sierra de Guadarrama establece 76.650 hectáreas de superficie con protección máxima, de las cuales 19.700 son de Parque Nacional por su representatividad de fauna y flora y su buen estado de conservación; y 47.000 hectáreas son zona periférica de protección, cuya finalidad es amortiguar las actuaciones del hombre preservando la calidad ambiental.

Esta última zona es susceptible de ser declarada espacio protegido con alguna de las figuras de ámbito autonómico como puede ser Parque regional.

La Comunidad ha creado además dos nuevas figura de protección. La primera de ellas, denominada Zona de Transición, compuesta por 24.800 hectáreas, servirá como colchón protector ante futuros desarrollos, reforzando el sentido territorial y de ordenación del territorio. La otra figura es la zona de Paisaje Protegido (9.800 hectáreas) que incluye el monte Abantos y algunos ecosistemas característicos de los municipios de San Lorenzo de El Escorial, Guadarrama y Santa María de la Alameda.

Por último, el PORN abarca como Zonas Especiales (284 hectáreas) tres áreas que tradicionalmente se han dedicado al deporte del esquí. El PORN servirá de instrumento de seguimiento a esta actividad, minimizando la acción del hombre en esta zona y trabajando en su integración paisajística.

El documento definitivo establece criterios precisos para la conservación de las 101.000 hectáreas comprendidas en la zona de estudio del PORN y fija los usos compatibles y no compatibles para Parque Nacional, Parque Regional y Zona de Transición. De esta forma, el documento asegura la conservación de los territorios valiosos de la Sierra, mejora y homogeniza la normativa actual de protección y amplía las zonas protegidas.

El PORN supone un gran avance para la conservación de la Comunidad de Madrid ya que una de cada diez hectáreas de la Región tendrá la máxima protección medioambiental. Además, cumple una demanda que los vecinos a ambos lados de los montes Carpetanos reclaman desde hace ya más de 75 años, y supone un avance para que Madrid cuente con un Parque Nacional, con el que se reconozca el excelente estado de conservación de la Sierra de Guadarrama y como los madrileños hemos sido capaces de preservar su rico patrimonio cultural y paisajístico.

Hasta 11 ecosistemas distintos

La iniciativa de proteger Guadarrama y el resto del patrimonio natural de la Región es y ha sido objeto programático del gobierno del Partido Popular en la Comunidad de Madrid. Es un privilegio para los madrileños contar con la Sierra de Guadarrama, un enclave de gran biodiversidad, que concentra hasta 11 ecosistemas distintos, desde los humedales de alta montaña de Peñalara, hasta los valles del Lozoya, sus extensos bosques y sus características formaciones rocosas de La Pedriza.

La zona protegida se extenderá desde las cumbres de las montañas hasta las faldas inferiores e incluso valles completos como el del Alto Lozoya, y llegará hasta San Lorenzo de El Escorial por el Sur, Manzanares El Real y Soto del Real por el este, y La Cabrera por el Norte. En el caso de la zona propuesta como Parque la cota mínima se sitúa en El Paular, con 1.150 metros y la máxima, de 2.428 metros en el Pico de Peñalara.

Las condiciones ambientales de la Sierra de Guadarrama han propiciado la convivencia de más de 30 tipos diferentes de vegetación, ocupando las mayores superficies los pinares naturales de montaña, los matorrales de cumbre, los robledales, abedulares, fresnedas adhesadas y los bosques de ribera. En este enclave natural existen más de 1.500 variedades de flora, la mitad del patrimonio vegetal de la Comunidad. De estas, 113 están catalogadas como endemismos ibéricos, y se encuentran protegidas por la normativa comunitaria.

Riqueza faunística

En lo referente a la riqueza faunística, Guadarrama reúne 1280 especies, lo que representa el 45% de las especies de la Península Ibérica. De ellas 110 (45 mamíferos, 21 anfibios y reptiles y 34 aves) están protegidas por la legislación ambiental y 13 se encuentran amenazadas. En los distintos ecosistemas que componen la sierra madrileña habita el 98% de las especies de mamíferos presentes en la Región y el 53% del total en España. Las montañas y valles son el hábitat de especies emblemáticas y en peligro de extinción como cigüeña negra, buitre negro, águila imperial ibérica y una amplia gama de rapaces, nutrias, corzos, cabra montés y diversos anfibios como el tritón jaspeado o el sapo partero.

Especial mención se debe hacer a los humedales, láminas de agua, embalses y cursos acuáticos. Además del enriquecimiento vegetal y animal que supone la presencia de agua de más de 1.000 kilómetros de cursos lineales, los embalses son la principal reserva de agua que bebe Madrid.

Patrimonio cultural y social

El patrimonio cultural, el social y recreativo completan el valor de la zona incluida en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de la Sierra de Guadarrama. Enclaves como El Paular, El Escorial o Manzanares el Real conforman el paisaje humano no menos valioso que el natural.

La actividad agraria, ganadera, forestal y montañera han configurado estos paisajes e incluso han ayudado a su conservación hasta el punto de que resulta incomprensible sin ellos el desarrollo de este territorio. El PORN conservará esos usos con una regulación adecuada a cada zona de la Sierra, haciendo compatible la protección ambiental con su uso público.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de