El informe “Fish Dependence”- la creciente dependencia de la UE del pescado procedente de otros lugares – revela hasta qué punto los países de la UE están importando pescado y exportando la sobrepesca. Los recursos pesqueros son un recurso renovable; sin embargo, de acuerdo con las cifras de la Comisión Europea, estamos pescando nuestras aguas más rápidamente de lo que el pescado puede regenerarse, por lo que cada vez más vamos en busca del pescado de los demás en el exterior.

En España, el día en que comienza a depender de pescado de otros países se produce antes que para la UE en su conjunto, concretamente el 8 de mayo. Al ritmo de consumo actual consume todo el pescado en el primer tercio del año; lo que quiere decir que aproximadamente dos de cada tres pescados consumidos en España vienen de fuera de la UE.

”La UE cuenta con unos de los mayores y más ricos caladeros del mundo, pero no hemos conseguido gestionarlos de forma responsable. Para satisfacer nuestro creciente apetito de pescado, sobreexplotamos nuestros caladeros y exportamos la sobrepesca a otras partes del mundo”, afirma Miquel Ortega Cerdà, coordinador político de OCEAN2012. La forma obvia de detener esta tendencia catastrófica es restaurar las poblaciones de peces europeas hasta unos niveles que permitan una pesca sostenible y consumir únicamente lo que podamos pescar de forma segura.

“España lidera junto con Portugal y Francia la lista de naciones depredadoras de peces de la UE. Es una pena que el apetito de España por los productos pesqueros no vaya acompañado de un deseo igualmente intenso de garantizar que haya pescado en el futuro”, afirma Aniol Esteban, miembro de NEF/OCEAN2012 y coautor del informe.

“Este informe muestra cómo, tras fracasar a la hora de gestionar nuestros propios recursos pesqueros, los estados miembros de la UE se abastecen ahora de pescado procedente de otras partes del mundo en lugar de hacer que nuestras poblaciones de pescado se recuperen. Comer más pescado del que pueden producir las aguas de la UE es jugar con el futuro de los recursos pesqueros y las comunidades que dependen de la pesca, poniendo en peligro los empleos y la subsistencia de muchas comunidades dentro y fuera de la UE”, añade Aniol Esteban, miembro de nef/OCEAN2012 y coautor del informe.

“La crisis bancaria nos ha enseñado acerca de los peligros de vivir por encima de nuestras posibilidades financieras. En este contexto, el peligro derivado de vivir por encima de nuestras posibilidades ecológicas es aún peor. Pero la buena noticia es que la reforma de la Política Pesquera Común de la UE significa que podemos invertir la situación”.

De acuerdo con el informe:

  • Si la gente en España solamente consumiera pescado de suministro propio, nos quedaríamos sin pescado el 8 de mayo, pasando a depender del pescado procedente del resto del mundo a partir de hoy 9 de mayo, sobre la base de los niveles de consumo actuales.
  • El día en el que España entra en fase de dependencia de pescado llega actualmente 3 semanas antes que en el año 2000, lo cual revela un nivel creciente de dependencia respecto al pescado procedente de otros lugares del mundo.
  • La cría de pescado en piscifactoría no ha conseguido frenar la creciente dependencia que tiene España del pescado de otros lugares. Si excluimos la acuicultura, la dependencia de pescado de España se produce seis semanas antes (el 24 de marzo).
  • España se encuenta entre los países más "dependientes de pescado" dentro de la UE, junto con Portugal (26 de abril), Alemania (27 de abril) e Italia (30 de abril).
  • Cada ciudadano español consume de media 44,8 kg de pescado al año, un poco más del doble del consumo medio europeo (22,1 kg) y claramente por encima del consumo medio de pescado mundial, que se sitúa en 17,1 kg/año.
  • Si la UE consumiera únicamente pescado de sus propias aguas, se quedaría sin pescado el 2 de julio, pasando a depender íntegramente del pescado importado de otras partes del mundo a partir del 3 de julio.
  • Desde el año 2000, el día de dependencia de pescado de la UE se ha producido en una fecha cada vez más temprana dentro del año y ahora tiene lugar casi un mes antes, hecho que revela un creciente nivel de dependencia de pescado.
  • Para algunos estados miembros, la fecha específica a partir de la cual pasan a depender de las importaciones de pescado es la siguiente: España, 8 de mayo; Portugal, 26 de abril; Francia, 13 de junio; Alemania, 27 de abril; Italia, 30 de abril y Reino Unido, 16 de Julio.
  • Los efectos de la sobreexplotación pesquera que la UE hace de sus propios recursos pesqueros y, por consiguiente, los efectos sobre la disponibilidad de pescado en el mercado y en las estanterías de los supermercados, queda enmascarada por las importaciones de pescado de otros lugares del mundo.
  • El crecimiento de la acuicultura de la UE no ha conseguido compensar nuestra creciente dependencia respecto al pescado procedente de otros lugares.

“Este informe pone de relieve que si la gente desea pescado y marisco sostenibles tiene que asegurarse de que los responsables políticos acuerdan y aplican una política pesquera responsable. La reforma de la Política Pesquera Común de la UE debe garantizar la viabilidad de las pesquerías europeas en vez de importar cantidades cada vez mayores de pescado exportando la sobrepesca”, comenta Lydia Chaparro, responsable de pesca de Ecologistas en Acción y coordinadora nacional de OCEAN2012.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de