PIXABAY

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ha tenido conocimiento, a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI), de una notificación de alerta trasladada por las autoridades sanitarias de la Comunidad Autónoma de Madrid relativa a la presencia de proteína de la leche, no incluida en el etiquetado, en copos de cereales crujientes y chocolate.

Esta información ha sido trasladada a las autoridades competentes de las comunidades autónomas con el objeto de que se verifique la retirada de los productos afectados de los canales de comercialización; sin embargo, como medida de precaución, se recomienda a las personas alérgicas a la proteína de la leche que pudieran tener el producto anteriormente mencionado en sus hogares que se abstengan de consumirlo.

La leche y sus derivados están considerados como uno de los catorce alérgenos de declaración obligatoria según la legislación europea. La alergia a la leche es una reacción adversa del sistema inmunitario a las proteínas de esta. Específicamente, la leche de vaca contiene entre 3–4 gramos de proteínas por cada 100 ml. Estas se encuentran divididas entre caseínas  (80%) y proteínas del suero (20%). Las caseínas son las que conllevan una mayor alergenicidad (capacidad de producir alergia), seguidas de la betalactoglobulina y la alfalactoalbúmina.

Como se ha mencionado ya, el correcto etiquetado de los alérgenos en la industria alimentaria es un requisito obligatorio para la seguridad alimentaria. Es por ello, que los operadores de la industria deben ser muy rigurosos en el cumplimiento de la legislación alimentaria al respecto.

El Reglamento (UE) nº 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo de, de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, en su propósito de perseguir un alto nivel de protección de la salud de los consumidores y garantizar su derecho a la información para que los consumidores tomen decisiones con conocimiento de causa, ha venido, entre otros aspectos, a mejorar y clarificar la información alimentaria relativa a sustancias que causan alergias o intolerancias en los alimentos.

Fuente: Nataly Fanizzi / Técnico de Calidad y Seguridad Alimentaria de Ambientum



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de