Los residuos sólidos constituyen aquellos materiales desechados tras su vida útil, y que por lo general por sí solos carecen de valor económico.

Se componen principalmente de desechos procedentes de materiales utilizados en la fabricación, transformación o utilización de bienes de consumo. Todos, en su mayoría, son susceptibles de reaprovercharse o transformarse con un correcto reciclado.

Los principales “productores” somos los ciudadanos de las grandes ciudades, con un porcentaje muy elevado, en especial por la poca conciencia del reciclaje que existe en la actualidad. Afortunadamente esto está cambiando poco a poco, y problemas como el cambio climático, son ahora una amenaza real y a corto plazo.

Los residuos sólidos urbanos pueden clasificarse en varios tipos

  • Biodegradables
  • Reciclables
  • Inertes
  • Comunes
  • Peligrosos

Se pueden dividir no sólo en residuos sólidos, sino que también se pueden dividir en líquidos o gaseosos.

Biomasa

Muchos pueden ser reciclados para generar energía, generalmente es lo que se conoce como biomasa. Para crear esta biomasa se utilizan principalmente residuos del sector maderero creando combustibles sólidos para su posterior combustión.

También podemos encontrar otros tipos de biomasa como el biogas o el bioetanol, que se obtiene con el tratamiento de residuos orgánicos.

También en ocasiones se recurren a cultivos energéticos, destinados para crear grandes cantidades de biomasa. Esta es otra forma ecológica de reciclar residuos, obteniendo energía renovable para uso doméstico e industrial.

Fuente: Inforeciclaje,

Artículo de referencia: http://www.inforeciclaje.com/residuos-solidos.php,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de