Materias primas

El papel es un producto forestal, un producto del bosque. La madera para papel se planta y se cultiva en plantaciones que se están continuamente replantando y regenerando y son motor de la economía rural. Los 5,1 millones de m3 de madera que la industria española de la celulosa y el papel utilizó en 2015 como materia prima, proceden en un 97% de plantaciones locales de pino y eucalipto, con un incremento del 10% en el aprovisionamiento local de madera.

Está además el otro bosque, “el bosque urbano” de papel para reciclar. Después de su uso, los productos papeleros cierran el ciclo, convirtiéndose de nuevo en recursos, de acuerdo al postulado esencial de la economía circular. La industria papelera española es la segunda mayor recicladora europea de papel y cartón, superada solo por Alemania. Con eficientes sistemas de recogida y tratamiento en 2015 se recogieron para reciclar 4,6 millones de toneladas de papel y cartón (un 3% más que el año anterior), lo que supone el 70% de todo el papel y cartón que consumimos, y nos sitúa en la élite de la recogida, según datos de ASPAPEL

España, potencia forestal y potencia en reciclaje de papel  

España, altamente deficitaria en materias primas, tiene en la fibra de madera cultivada en plantaciones y en el “bosque urbano” una oportunidad para el desarrollo de una bioindustria de vanguardia, según ASPAPEL. No tenemos petróleo ni gas, pero contamos con buenas condiciones climáticas para el cultivo de madera y con superficie baldía disponible por el abandono de labores agrícolas y ganaderas. Y además hemos desarrollado un eficiente sistema de recogida de papel para reciclar, que cuenta con la entusiasta colaboración ciudadana.

Somos el tercer país de la UE en superficie forestal y eso representa una gran oportunidad. Para aprovecharla hay que impulsar la gestión forestal sostenible de esas masas forestales y  su certificación

En el ámbito del reciclaje de papel y cartón ASPAPEL considera que resulta prioritario preservar y potenciar los eficientes sistemas de recogida selectiva existentes en la actualidad, que han demostrado su validez con tasas de recogida y de reciclaje por encima que nos sitúan en la élite mundial. 

La industria del papel apuesta por objetivos de reciclaje de residuos ambiciosos y homogéneos para todos los materiales, por prohibir la entrada de residuos reciclables en los vertederos, promover que los residuos recuperados en España se reciclen en España o en la UE y motivar la colaboración ciudadana, con transparencia en la información sobre los resultados del reciclaje y el destino final de los residuos

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de