Se cumplen cuatro años desde que las Naciones Unidas aprobara la Agenda 2030 y, con ella, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una hoja de ruta que define 17 ámbitos en los que trabajar para garantizar un desarrollo humano sostenible en los próximos años. Se trata de un plan de acción universal al que está llamado el conjunto de la sociedad: empresas, administración pública y ciudadanos.

Precisamente, estos últimos ya contribuyen de forma activa a la consecución de uno de los ODS, el 13, ‘Acción por el clima’, a través del reciclaje de envases.

Y es que gracias al gesto diario que realizan 37 millones de españoles separando sus envases en los contenedores amarillo y azul para que, posteriormente, se reciclen, durante 2018 se evitó la emisión de 1,6 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera y, además,  se ahorró el consumo de 1,5 millones de toneladas de materias primas.

La gran contribución medioambiental de los ciudadanos con los ODS

El compromiso de los ciudadanos con el medio ambiente es cada vez mayor y va más allá de la separación de envases.

Un ejemplo lo encontramos en los más de 20.000 voluntarios que se han sumado al Proyecto Libera, de SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes, para limpiar los espacios naturales de basuraleza, retirando más de 100 toneladas de residuos abandonados en distintos entornos. Con ello, además de dar un ejemplo de civismo, contribuyen a alcanzar el ODS 15, ‘Vida de los ecosistemas terrestres’.

También en el ODS referente a ‘Vida submarina’, el 14, hay ciudadanos comprometidos. Ejemplo de ello son los más de 3.700 pescadores que forman parte de Upcycling the Oceans, una iniciativa pionera de Ecoembes y la Fundación Ecoalf que quiere acabar con la basura de los fondos marinos en España.

Así, los pescadores recogen los residuos que encuentran en el mar cuando salen a faenar y los depositan en los contenedores que hay en los puertos para que puedan ser reciclados. Gracias a ello, en los mares ya hay 140 toneladas menos de residuos.

Pero, además de retirar la basuraleza, es imprescindible concienciar y educar a los más pequeños para que aprendan a cuidar del planeta.

Para lograrlo, contribuyendo al ODS 4 ‘Educación’, más de 850 docentes de primaria se han sumado a Naturaliza, la apuesta de Ecoembes por la educación ambiental, para educar activamente en valores ambientales a los niños y niñas, acercándoles también la importancia de cuidar del medio ambiente.

Caminar en una misma dirección: el valor incalculable de las alianzas y la innovación

Para la consecución de los ODS se hace imprescindible, junto a la educación, la colaboración. Así lo refleja el ODS 17, que pone el foco en la necesidad de establecer Alianzas. El reciclaje es, en este sentido, un perfecto ejemplo de colaboración, ya que lo hacen posible más 12.000 empresas, 8000 ayuntamientos y los millones de ciudadanos que reciclan diariamente.

Este gran valor de cooperación repercute de manera directa y positiva en otro de los ODS, el 12, que pone de manifiesto la necesidad de una Producción y Consumo Responsables. En este aspecto, Ecoembes trabaja con las empresas para proporcionarles herramientas y asesoramiento en materia de ecodiseño para, así, conseguir unos envases más sostenibles, una demanda cada vez mayor por parte de la ciudadanía.

Para lograr este y otros objetivos, se hace imprescindible, también, avanzar en materia de innovación, tal y como recoge el ODS 9. Conscientes de ello, Ecoembes creó hace poco más de dos años TheCircularLab, un laboratorio de economía circular que trabaja en torno a  cuatro líneas –envase del futuro, ciencia ciudadana, smartwaste y emprendimiento- que ya ha desarrollado más de 150 proyectos de innovación.

Fuente: Ecoembes,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de