Representantes del magrama subrayan como aspectos clave el apoyo a la mujer rural y a la incorporación de jóvenes al medio rural para facilitar el relevo generacional y mejorar el nivel técnico-profesional 
Destacan la importancia de mejorar la competitividad para incrementar la productividad, la diversidad y la sostenibilidad de la agricultura
Aboga por una política del agua y la agricultura orientada a potenciar la eficiencia en el uso de los recursos hídricos y por el impulso a la innovación, esencial para garantizar la viabilidad del sector agroalimentario
El secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, ha resaltado la apuesta de España por una política agraria que impulse el desarrollo sostenible, económico, social y medioambiental, teniendo como prioridades garantizar la seguridad alimentaria y el desafío del cambio climático.
Así lo ha afirmado en su intervención en el la reunión de Ministros de Agricultura en el 8º Foro Mundial de la Alimentación y la Agricultura que, organizado por el Ministerio de Agricultura alemán, se ha celebrado en Berlín, con la participación de 65 países, la FAO y la UE, donde se ha planteado la pregunta de cómo alimentar a las ciudades.
Cabanas ha explicado que la política de desarrollo rural, con más de 50 años de aplicación en España, ha contado como elementos clave, como el apoyo a la mujer rural y  la incorporación de jóvenes al medio rural, para facilitar el relevo generacional y mejorar el nivel técnico-profesional.

BRECHA CAMPO-CIUDAD

Una política, ha señalado el secretario general, que también se ha centrado en la disminución de la brecha existente entre el campo y la ciudad. Un objetivo que precisa hacer más atractiva la profesión agraria y la vida en el medio rural, mediante la mejora al acceso de servicios tan básicos como la educación, la sanidad o las nuevas tecnologías.
En esta línea ha destacado la necesidad de aumentar y potenciar las relaciones campo-ciudad, para mejorar el conocimiento mutuo y comprender la interdependencia, y ha ponderado la importante labor educativa que realiza la Agricultura Urbana y Periurbana en los países desarrollados, al generar circuitos cortos de comercialización alimentaria, que es necesario promocionar.
Cabanas ha abogado igualmente por la mejora de la competitividad como elemento fundamental para incrementar la productividad, la diversidad y la sostenibilidad de la agricultura. Para ello ha apuntado la conveniencia de apoyar la innovación, para garantizar la viabilidad del sector agroalimentario, destacando el papel de la ciencia y la tecnología para dar respuesta a los retos de seguridad alimentaria y cambio climático.
Dadas las características climáticas de España, el secretario general ha resaltado también la trascendencia de la política del agua y la agricultura, y ha subrayado la importancia del regadío para aumentar la producción agraria y adaptar la agricultura al cambio climático, mediante una mayor eficiencia en el uso de un recurso natural escaso como es el agua.
Cabanas ha finalizado su intervención haciendo hincapié en la necesidad de realizar esfuerzos para hacer más eficiente la cadena alimentaria. En esta línea ha expuesto la  iniciativa desarrollada en España  través de la estrategia “Más Alimento, Menos Desperdicio”, con la que se ha implicado a todos los agentes de la cadena en la prevención y reducción de las pérdidas y del desperdicio de alimentos.