Si en la primera fase se ha conseguido la sustitución de 75.000 vehículos, con el PIVE 2 se espera que esa cifra se sitúe en torno a 150.000 unidades.

La renovación de las flotas de transporte se ha mostrado como una de las medidas más eficientes para la reducción del consumo energético, con efectos adicionales positivos en materia ambiental y de seguridad vial. En este sentido, el agotamiento de los fondos del Plan PIVE en tan solo tres meses de operación demuestra la excelente acogida de este tipo de iniciativas.

Con esta segunda convocatoria se pretende intensificar la renovación de la flota nacional para reducir la edad media de la misma con vehículos de alta eficiencia energética, favoreciendo el ahorro energético del sector transporte y mitigando sus efectos negativos sobre el medio ambiente.

El Programa PIVE 2, dotado con 150 millones de euros, estará vigente desde el 4 de febrero de 2013, prologándose durante 12 meses o hasta el agotamiento de los fondos.

Según cálculos del IDAE, el ahorro energético asociado a esta nueva convocatoria del Programa PIVE ascenderá a unos 78 millones de litros de combustible/año, lo que implica en términos económicos y al precio actual del barril, un ahorro de 36 millones de euros/año en importaciones de petróleo. A este ahorro en combustible hay que añadir el impacto medioambiental de una reducción estimada de 262.000 toneladas/año de CO2 al año.

El transporte, principal consumidor de energía

El sector del transporte en España es el principal consumidor de energía final (37,4% en 2010), así como el principal emisor de gases de efecto invernadero (29,5% del total en el mismo año), enfrentándose a un importante reto en los próximos años para conseguir que España cumpla con los compromisos internacionales en cuanto a sostenibilidad ambiental y calidad del aire.

El sector se caracteriza, además, por tener una estructura de consumo dominada por productos petrolíferos importados prácticamente en su totalidad, lo que contribuye a una elevada dependencia energética del exterior, muy superior a la media europea, con los consecuentes efectos en el déficit exterior y en la inflación.

Por otro lado, la continuidad en la caída de ventas de vehículos registrada en España en los últimos años ha provocado un envejecimiento del parque de vehículos que implica que sea menos eficiente y seguro y, por tanto, más costoso.

Beneficiarios y cuantía

Podrán beneficiarse de las ayudas del Programa PIVE 2 particulares, profesionales, autónomos, microempresas y PYMES.

El beneficiario obtendrá la subvención mediante el descuento correspondiente en el punto de adquisición del nuevo vehículo, que deberá estar adherido al Programa mediante un procedimiento regulado y publicado en la web del IDAE.

La cuantía de la ayuda pública aportada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo es de 1.000 euros por vehículo, a los que se sumará el descuento que ha de aplicar el fabricante o importador del nuevo vehículo incentivable en la factura de compraventa y que será, como mínimo, de 1.000 euros.

Para el caso de familias numerosas y exclusivamente para vehículos con más de cinco plazas, se eleva la ayuda pública a 1.500 euros, así como el descuento que ha de aplicar el punto de venta.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de