El consejero explicó que hasta la fecha se han desarrollado en el marco del Plan de  Ayudas a la Compra de Vehículos 2000E en Andalucía un total de 86.544 operaciones, el 19,5% del total nacional, y se estima que al cierre del mismo se alcancen las 93.000  operaciones. Una vez culminado el Plan, Andalucía habrá recibido 173,5 millones de  euros en ayudas, de los que 42 millones son aportados por el Gobierno andaluz, 46,5  por el Gobierno central y 85 millones por fabricantes e importadores.

El consejero ha explicado que Andalucía ha sido la comunidad que mayor rendimiento ha conseguido de este instrumento, lo que indica que el Plan 2000E en Andalucía ha  funcionado correctamente y ha alcanzado los objetivos previstos en toda España.

El Gobierno andaluz ha apoyado las tres fases Plan 2000E: el lanzamiento en mayo de 2009; una ampliación en noviembre de ese mismo año y un nuevo Plan en 2010. Andalucía se ha adherido a todas estas fases, concediendo una ayuda adicional de 500 euros a todas las adquisiciones, y se ha convertido en la comunidad que más se beneficia del Plan 2000E.

Ávila ha recordado que este desembolso tendrá un retorno vía impuestos de matriculación, IVA y transmisiones asociados a las ventas de vehículos. Esto se suma al efecto positivo que ha tenido el Plan sobre la demanda, ya que las matriculaciones de vehículos en Andalucía crecieron un 50% en el primer trimestre de este año, mientras que sufrían caídas superiores al 50% en el primer trimestre del año pasado.

La ventas de vehículos a particulares también han crecido en torno a un 60% en marzo y abril de este año, frente a un decrecimiento del 30% en mayo de 2009. En más del 90% de las compras de vehículos realizadas en Andalucía el perfil del beneficiario es un comprador particular que ha adquirido un turismo nuevo con emisiones inferiores a 150 gramos de CO2 por kilómetro y con modernas medidas de seguridad. Además, la mitad de los vehículos achatarrados tenían una antigüedad de más de 15 años.

El Plan 2000E contempla ayudas directas a los ciudadanos para la compra de vehículos nuevos. Estas ayudas pueden alcanzar hasta los 2.000 euros, de los que 1.000 aportan los fabricantes o importadores, 500 el Gobierno central y otros 500 euros las comunidades autónomas que se hayan sumado a la iniciativa, como es el caso de Andalucía.

La concesión de la ayuda está condicionada a la adquisición de turismos y vehículos de transporte de menos de 3,5 tm, con un precio que no supere los 30.000 euros y con emisiones de entre 120 y 149 gramos de CO2 por kilómetro en el caso de los turismos y de hasta 160 gramos por kilómetros para furgonetas. Además, el comprador debe entregar un vehículo de más de diez años de antigüedad que se retirará de la circulación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de