La celebración de el Día sin automóvil ha cobrado mucha importancia ciudadana llegando a casi todas las partes del mundo. 

Desde 1974 diversos gobiernos europeos ya tuvieron la idea de celebrar un día sin coches ante la crisis energética que sufrían y aunque comenzaron a hacerlo, la experiencia no volvió a repetirse hasta mediados de los años ochenta, por iniciativa de las organizaciones ecologistas. 

Finalmente, el Día oficial se establece el 22 de septiembre del 2000, y desde entonces todos los años se repite con el fin de promover un trnasporte limpio y sostenible en las ciudades. 

La últimas propuestas surgen a finales de los años noventa y se dirigen especialmente a las jornadas cruciales para el tráfico: los días laborables.

El principal objetivo de este día es potenciar el transporte público como medio alternativo y concienciar a los ciudadanos de los efectos que los automóviles tienen sobre el medio ambiente.

Los promotores principales son las instituciones europeas y los gobiernos de varios países, aunque también existen aisladas pero valiosas aportaciones de movimientos sociales.

Se refleja así el cambio en el discurso dominante sobre la movilidad urbana; un cambio que se había venido produciendo desde el inicio de la década a través de diversos documentos oficiales, los cuales alertaban sobre los problemas ambientales del automóvil y sobre la necesidad de cambiar las políticas de tráfico en las ciudades. 

Hoy en muchas ciudades españolas se llevarán a cabo acciones o actividades relacionadas con la movilidad sostenible. Además, por su parte, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, como reconocimiento a la labor que desarrollan los ayuntamientos, las empresas y organizaciones y los medios de comunicación en la promoción de los valores de la movilidad sostenible, otorgará los Premios de la Semana Española de la Movilidad Sostenible 2015




Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de