Cuando vuelva a comenzar el curso tras el verano, este sueño se hará realidad en Grenoble (Francia) y su área metropolitana, de modo que la ciudad alpina se convertirá en pionera de la movilidad del futuro.
 
En octubre de 2014, se ofrecerán 70 vehículos ultracompactos Toyota i-Road y Toyota COMS, y alrededor de 30 estaciones de carga desarrolladas y gestionadas por Sodetrel, filial de EDF, durante un periodo de tres años. Se llevará a cabo gracias a una alianza exclusiva entre Grenoble y el Área Metropolitana de Grenoble-Alpes, la compañía energética francesa EDF, Toyota y Citélib, un operador local de vehículos compartidos.
 
En conexión con la infraestructura informática del sistema de transporte público, este nuevo programa de vehículos compartidos, denominado ‘Citélib by Ha:mo’, complementará a Citélib, el servicio actual de vehículos compartidos de Grenoble, y permitirá a los usuarios recoger uno de los pequeños vehículos eléctricos en un punto y dejarlo en otro.
 
El proyecto también pretende fomentar la interconexión entre los distintos modos de transporte público (tranvía, autobús, tren) y una nueva clase de movilidad personal, basada en vehículos compactos que no ocupan tanto espacio como un vehículo normal.
 
La idea básica es que quienes se desplacen por el área metropolitana puedan recorrer en coche los primeros o últimos kilómetros de su viaje, lo que les ofrecerá más flexibilidad y les permitirá ahorrar tiempo, además de reducir la congestión de tráfico y mejorar la calidad del aire en los centros urbanos.
 
‘Citélib by Ha:mo’ responde a los retos actuales… y ahorra tiempo 
La observación reciente de las tendencias sociales y las conductas de consumo deja claro que la movilidad sostenible es un concepto bien consolidado. Lo único que resta por ver es la velocidad con que se va a desarrollar este mercado.
 
Según diversos estudios, el tiempo medio diario de desplazamiento en Europa es de entre 40 y 50 minutos. Para ir al trabajo, la gente utiliza cada vez más el transporte público, pero la mayoría tiene que caminar todavía unos 15 minutos hasta llegar a su destino final. Las nuevas tecnologías de la información, combinadas con soluciones de movilidad innovadoras, empiezan a hacer posible una movilidad urbana más flexible, y sin duda constituirán la piedra angular de las ciudades inteligentes del futuro.
 
Póngase en situación: es lunes por la mañana. Sale de su piso en las afueras de Grenoble a las 7:25 h para ir al trabajo. Medio dormido, coge el tranvía hacia el centro de la ciudad: 20 minutos de viaje. Se baja y espera cinco minutos al autobús para hacer trasbordo. Diez minutos después, el autobús le deja a cinco minutos de la oficina; son las 8.05 h. Ya ha vuelto a llegar tarde a la reunión de las 8 h, y ni siquiera ha tenido tiempo de tomar un café. De vez en cuando, si necesita más flexibilidad, coge el coche. Conduce hasta la ciudad, pero eso significa que tiene que salir antes, a las 7.15 h; y eso no le garantiza llegar a tiempo, entre el tráfico y el tiempo necesario para encontrar aparcamiento. ¿Le suena?
 
Con ‘Citélib by Ha:mo’, puede decir adiós al estrés y a los retrasos. Basta con sacar el smartphone durante el viaje en tranvía. Con una aplicación, puede visualizar los i-Road disponibles en su parada habitual. En apenas unos clics, puede hacer una reserva y pagar.
Además, mediante otra aplicación, puede ver el estado del tráfico y el transporte público antes de bajarse, para poder planificar el mejor itinerario para ese día.
 
Al bajar del tranvía, solo tiene que pasar el teléfono por la estación de carga para desbloquear un i-Road. En seis minutos, llega a la estación de carga cerca de su oficina, a solo dos minutos. Son las 7.53 h, y aún queda tiempo de sobra para un café antes de la reunión de las 8 h. En total, se ha ahorrado el 30 % de tiempo de desplazamiento. ¿Quiere ir a algún otro sitio esa mañana? No hay problema. Hay alrededor de 30 estaciones de carga en Grenoble, una red lo bastante tupida como para acercarle al máximo a su destino.
 
Una alianza única con una visión común de la movilidad urbana del mañana

Al aunar sus respectivas competencias, los socios del proyecto ofrecen a Grenoble un servicio innovador que permitirá una evaluación realista y exhaustiva del potencial de esta nueva forma de movilidad. “El Área metropolitana de Grenoble-Alpes siempre ha estado abierta a la innovación”, explica Christophe Ferrari, presidente del Área metropolitana de Grenoble-Alpes. “En lo que a la escala se refiere, se ajusta perfectamente a este tipo de prueba, y en Grenoble tenemos la tradición de arriesgarnos a hacer cosas. La propia colaboración entre nosotros, Toyota, EDF y Citélib, un operador local de vehículos compartidos, es también en sí misma una innovación en Francia”, añadió. “Para nuestra comunidad, es una gran oportunidad para probar, durante tres años y de forma exclusiva en Europa, un nuevo modo de movilidad que no solo es innovador sino también económico y ecológico. Es un experimento que sin duda irá seguido de otros, en beneficio de nuestros ciudadanos.”

Dada la escala y la complejidad de este proyecto integral, sería imposible haberlo hecho solos: las alianzas y colaboraciones eran clave para el éxito; entre los socios del proyecto, claro está, pero también con las comunidades locales.

EDF aporta alrededor de 30 estaciones de carga al proyecto, pero también más de medio siglo de experiencia en el desarrollo de sistemas de movilidad eléctricos, tanto en lo que se refiere a tecnología de baterías como a la gestión de infraestructuras de carga. El objetivo de EDF es acompañar a sus clientes públicos, empresariales y particulares en la transición hacia modos de transporte más sostenibles, menos ruidosos y sin emisiones de CO2. “Para convertirse en la ciudad del mañana, Grenoble debe tener atractivo económico y ser un lugar agradable donde vivir. La movilidad eléctrica ofrece en gran medida ambas cosas, permitiendo que los distintos tipos de transporte se complementen entre ellos. Combina modos de transporte tradicionales con otros más innovadores, como el tipo de movilidad de último tramo que facilita este proyecto”, dice Christian Missirian, Director de EDF Commerce Rhone-Alpes Auvergne.

Sodetrel, filial de plena propiedad de EDF, aporta al proyecto su considerable experiencia en la gestión de infraestructuras de carga para vehículos eléctricos e híbridos enchufables, la gestión comercial de servicios de carga y los servicios de vehículos compartidos para el sector público y privado.

Toyota suministra los 70 vehículos eléctricos ultracompactos empleados en el proyecto: el Toyota COMS (una plaza, 4 ruedas y un pequeño maletero detrás) y el Toyota i-ROAD (dos plazas, 3 ruedas con tecnología de inclinación activa “Active Lean”). Este último propone una forma totalmente nueva y divertida de conducir. Muy compacto, combina el manejo excepcional de una motocicleta o un ciclomotor con la comodidad y la estabilidad de un coche. Cuatro i-ROAD equivalen a la huella ecológica de un solo coche.

Toyota está desarrollando asimismo un sistema de gestión de datos para la visualización y reserva de los vehículos. El sistema se integrará con el sistema informático de transporte existente en Grenoble para ofrecer planificación de rutas con distintos modos de transporte desde un smartphone. Citélib by Ha:mo es el segundo proyecto “Ha:mo” (abreviación de “movilidad armoniosa”) de Toyota, y el primero fuera de Japón. “Este concepto encaja en nuestra visión global de la movilidad del futuro, que se fundamenta en cuatro pilares: seguridad, confort, facilidad de uso y ecología”, comentó Michel Gardel, Vicepresidente de Toyota Motor Europe. “Ha:mo fue diseñado para reducir el estrés provocado por los atascos de tráfico, las horas punta y la búsqueda de plazas de aparcamiento. También permite reducir la emisiones responsables de la mala calidad del aire en los centros urbanos”, añadió.

Citélib fue escogida por su trayectoria, con más de diez años de experiencia en la gestión de programas de vehículos compartidos en la región. “Además de nuestra gama actual de vehículos, de dos a nueve plazas, Citélib by Ha:mo cubrirá una importante necesidad en lo que a desplazamientos de corta distancia se refiere, permitiendo a nuestros clientes recoger y dejar sus vehículos en distintos puntos”, explica Martin Lesage, Director General de Citélib. “Hemos experimentado un crecimiento anual del 30 % en los vehículos compartidos en Grenoble, y nuestro servicio atrae en un 50 % a clientes particulares y en un 50 % a clientes empresariales. Respalda el desarrollo de la actividad económica en varias zonas del área metropolitana, y conecta campus universitarios con centros de investigación”, afirmó.

¿Por qué Grenoble?

Grenoble ha sido durante mucho tiempo una ciudad innovadora. Su famoso parque científico "Presqu’île" acoge prestigiosas instituciones y compañías, tales como CEA y ST Microelectronics. Su lema es: “Donde imaginamos la ciudad del mañana”. Su universidad cuenta con más de 60 000 alumnos, en uno de los campus más modernos de Francia. En 1987, Grenoble fue la segunda ciudad francesa, después de Nantes, en reintroducir los tranvías eléctricos. En 2013, 78 millones de personas utilizaron la red de transporte público local. Ahora, entra en funcionamiento la quinta línea de la red de tranvía. Otros modos de transporte ecológicos ocupan también un lugar importante en el sistema de transporte de la ciudad, como las 5000 bicicletas “Metrovélo” y los más de 320 km de carril bici.

Los ciudadanos de Grenoble ya pueden hacer reservas

Los ciudadanos del área metropolitana de Grenoble ya pueden hacer reservas en Citélib by Ha:mo. Si se registran ya este verano, recibirán vales de tiempo para usar el servicio en el futuro, a partir de la puesta en marcha, en octubre.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de