Sostenibilidad

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha subrayado la necesidad de cambiar la manera en la que nos desplazamos por las ciudades para conseguir un desarrollo urbano sostenible. Para la ministra, este cambio en el transporte supone un desafío, pero también ofrece grandes oportunidades.

Isabel García Tejerina entregó ayer los premios a la Mejor Práctica en Movilidad Sostenible, una iniciativa conjunta del Club de Excelencia y de la Fundación Renault que este año cumple su cuarta edición.

Durante su intervención, García Tejerina ha apuntado que, según datos de Naciones Unidas, las ciudades producen el 70% del PIB mundial, consumen en torno al 60% de la energía y son responsables del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero y de los residuos generados cada año en el mundo.

Por lo tanto, la ministra entiende que no es posible consolidar un desarrollo sostenible sin transformar la forma en la que construimos, administramos y utilizamos los espacios urbanos. Según ha precisado, en esta dirección se sitúan los esfuerzos de la comunidad internacional, ya sea en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el reciente Acuerdo de París o la Conferencia Hábitat III de Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, que se celebrará en Quito en octubre.

Movilidad sostenible

Según ha comentado, todos estos foros internacionales buscan alcanzar compromisos políticos de alcance global, orientados a conseguir un desarrollo urbano sostenible, donde el cambio en el modelo de transporte resulta necesario.

Para García Tejerina, mejorar la eficiencia de los vehículos, descarbonizar los combustibles, usar sistemas inteligentes y fomentar el trasvase hacia modos más eficientes y respetuosos con el medio ambiente son ámbitos en los que ya es posible avanzar. En este sentido, García Tejerina ha destacado la importancia de lograr una mayor implantación de vehículos eléctricos, donde el Grupo Renault viene demostrando sus capacidades.