El 80% de los españoles tiene el colesterol alto

Actualmente,una de las afecciones más vigentes es el nivel  alto de colesterol LDL o malo. Tanto niños como mayores, se ven afectados por el tan temido colesterol y los zumos de frutas comerciales pueden ayudar a paliar y rebajar los niveles de colesterol en la sangre.

Para ser más exactos el 80% de los españoles tiene el colesterol alto, pero es más frecuente en  hombres y mujeres mayores de 35 años. Se diagnostica hipercolesterolemia cuando  los niveles de colesterol total superan los 200 mg/dL o cuando los niveles del llamado colesterol malo (LDL) son superiores a 130mg/dL o los de colesterol bueno (HDL) inferiores a 35 mg/dL.

El zumo de naranja

El zumo de naranja es consumido en todo el mundo, pero muchos de sus efectos  aún se desconocen. Un estudio publicado en la revista LipidsHealthDisease, en el que se analizó una muestra de adultos formada por 103 hombres y 26 mujeres, mostró que el consumo habitual de zumo de naranja reducía los niveles de LDL o colesterol malo, así como de apolipoproteína B y del cociente LDL/HDL (su aumento incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares), tanto en sujetos con niveles de colesterol normales, como en aquellos con hipercolesterolemia moderada. En vista de estos resultados, se deduce que el zumo de naranja podría beneficiar tanto a las personas que padecen niveles altos de colesterol, como a los que quieren prevenir la hipercolesterolemia. 

Resultados similares se le atribuyen al zumo de naranja en una investigación publicada en la revista NutritionJournal perteneciente al estudio NHANES (NationalHealth and NutritionExaminationSurvey2003-2006). Esta publicación, asegura que el consumo de zumo de naranja se asocia con una dieta global más satisfactoria, una ingesta más adecuada de nutrientes, una reducción del riesgo de padecer obesidad y una disminución de los niveles en sangre de colesterol LDL. En este trabajo, en el que se recogieron datos de 8.861 adultos, los consumidores de zumo de naranja (que fueron un 23,8% del total y que tuvieron una ingesta habitual de 210 ml/día de zumo de naranja), presentaron una mejor ingesta de vitamina A, vitamina C, magnesio y potasio, así como un Índice de Alimentación Saludable (índice que se emplea para valorar la calidad de la dieta) más elevado que los que no lo consumieron. Los consumidores habituales, tuvieron también mayores consumos de fruta total, zumo de fruta, fruta entera y cereales integrales, y su índice de masa corporal (IMC), así como sus cifras de colesterol total y de colesterol LDL en sangre, fueron inferiores a las de los no consumidores, además de presentar un riesgo un 21% y un 36% menor, de padecer obesidad y síndrome metabólico, respectivamente. 

Por otra parte, en otra investigación publicada en la revista NutritionResearchrealizada por el Departamento de Alimentación y Nutrición de la Universidad Estatal de Sao Paulo, en Brasil, que se realizó sobre tres grupos de individuos con las siguientes características: el primero, formado por 14 personas con niveles altos de colesterol, y que consumieron 750 ml de zumo concentrado de naranja durante 60 días; un segundo grupo, compuesto por 31 adultos con cifras de colesterol en sangre normales, que también consumieron 750 ml de zumo concentrado durante 60 días; y, un tercer grupo de control, constituido por 8 personas. En el estudio se realizó a los participantes, un análisis de sangre al inicio y al final, observándose que, una vez transcurridos 60 días, el consumo de zumo de naranja redujo las cifras de LDL o colesterol malo en los sujetos con hipercolesterolemia (niveles altos de colesterol en sangre), pero no en  aquellos con cifras normales de colesterol. 

En este trabajo, también se realizó un análisis ´in vitro´ de transferencia de lípidos a las HDL, en el que se vio, que el consumo de zumo de naranja, incrementaba la capacidad de las HDL para captar colesterol libre, tanto en el grupo con niveles de colesterol en sangre elevados, como en el constituido por personas con cifras normales de colesterol, contribuyendo de este modo a la prevención cardiovascular. 

Otros zumos

Estos resultados obtenidos se suman a otras tantas investigaciones que establecen que el zumo de naranja reduce los niveles de colesterol LDL o malo.

Existen otros estudios realizados por la Universidad de Murcia con otras variedades de zumos, como el zumo de tomate comercial, que posee gran cantidad de licopeno, lo que también reduce los niveles de colesterol en sangre, además de generar  un elevado efecto antioxidante.

En resumen,el consumo de frutas y vegetales se asocia con efectos beneficiosos para la salud entre los que se incluye la reducción de padecer enfermedades coronarias. Las frutas y los zumos que con ellas se elaboran, son alimentos presentes en una dieta equilibrada ya que contienen ingredientes que disminuyen el colesterol LDL o malo y ayudan a mantener el cuerpo sano y lleno de energía.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de