La Junta de Castilla-La Mancha ha dado la autorización ambiental para la construcción de una pista forestal de nuevo trazado en el lugar de mayor valor ambiental y paisajístico del corazón del Parque Natural de la Serranía de Cuenca. Para WWF, se trata de una aberración ambiental que producirá un impacto irreversible en una zona que hasta ahora ha permanecido prácticamente inalterada. La carretera Uña-Las Majadas atravesaría el paraje de Royofrío, un espacio de la Red Natura 2000 con grandes farallones calizos y bosques bien conservados donde nidifican especies protegidas muy amenazadas.

Pese a las numerosas alegaciones presentadas en contra, la Junta de Castilla-La Mancha ha aprobado la declaración ambiental (DIA) de una pista forestal que atravesará el paraje de Royofrío, una zona del Parque Natural de la Serranía de Cuenca de gran interés paisajístico y medioambiental por la calidad de sus hábitats naturales y las especies que lo habitan, protegidos por las Directivas Hábitats y Aves de la Unión Europea.

WWF lamenta esta precipitada decisión, ya que se trata de uno de los proyectos con mayor impacto ambiental que ha desarrollado la Junta en los últimos años. Para la construcción de la nueva infraestructura, serán necesarios grandes movimientos de tierras y la creación de altos desmontes y terraplenes que acabarán con la naturalidad del paisaje y tranquilidad de la zona. Entre las aves protegidas que anidan y pueden avistarse en la zona, destacan grandes rapaces como el águila real, el alimoche, el águila culebrera, el halcón peregrino o el águila perdicera.

Royofrío es uno de los paisajes más espectaculares de la Serranía de Cuenca, visible desde alguno de los miradores que atraen a tantos visitantes a ese Parque Natural. Sus cortados calizos de más de 50 metros de altura pueden admirarse desde las principales carreteras de la comarca, o desde los miradores situados cerca de Los Callejones de Las Majadas y la Ciudad Encantada.

Para WWF, el supuesto interés general de unir por carretera Las Majadas y Uña no está justificado en absoluto, ya que las dos localidades no requieren este contacto mutuo para atender a los servicios sociales. 

WWF lamenta que, a pesar de sus numerosas advertencias sobre la inviabilidad de la infraestructura, no haya sido recibida por los responsables de impacto ambiental de la Consejería de Agricultura y de los Servicios Periféricos de Cuenca, y ni siguiera los responsables de la redacción técnica de la declaración ambiental.

WWF ha enviado una carta a los Directores Generales de Montes y Espacios Protegidos y la Directora de Calidad e Impacto ambiental solicitándoles la paralización del proyecto, una visita conjunta urgente para evaluar el daño que generaría el proyecto y la posible vulneración de las Directivas Europeas de protección de la naturaleza.

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de