Esta postura no es de extrañar, ya que en la Unión Europea, se extrae en alta mar cerca del 90 por ciento del petróleo y el 60 del gas.Por eso, todas las actividades relacionadas con el petróleo y el gas deben atender a los máximos estándares de seguridad y protección del medio ambiente, como subrayan en un informe los eurodiputados de la comisión de Industria, Investigación y Energía (ITRE).

"Tras el derrame del año pasado, que causó el mayor desastre medioambiental en Estados Unidos, el Parlamento está diseñando sus propuestas para que se tomen nuevas medidas comunitarias", resaltó Vicky Ford. La eurodiputada explica que "este informe presenta sugerencias encaminadas a prevenir posibles accidentes".

Plan de emergencia

El documento recomienda que aquellos operadores que pretendan obtener una licencia evalúen el impacto medioambiental de sus actividades y presenten sus planes de emergencia al menos dos meses antes de que comiencen las operaciones. Dichos planes deben identificar los riesgos potenciales; evaluar las fuentes de contaminación y sus posibles efectos; definir una estrategia de respuesta, que puede incluir planes de perforación de un pozo de alivio, e identificar el equipo necesario para ello. Además, las operaciones sólo deben iniciarse una vez que las autoridades nacionales hayan aprobado el plan de emergencia.

Daños medioambientales

Según la comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo, los operadores de petróleo y gas deben demostrar su capacidad para cubrir los costes de los daños medioambientales que puedan ocasionar, a través, por ejemplo, de un seguro obligatorio.

La Comisión Europea, por su parte, publicará su paquete legislativo completo sobre las actividades de petróleo y gas en alta mar a lo largo de este mes.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de