El presidente guatemalteco Pérez Molina resaltó que las autoridades concentrarán esfuerzos en el rescate y atención de las víctimas y damnificados por el fuerte sismo registrado este miércoles en Guatemala, que ha causado al menos tres muertos, cien desaparecidos y daños materiales.

El movimiento telúrico fue considerado por los especialistas como uno de los mayores en Guatemala desde 1976, cuando un terremoto de 7.6 grados en la escala de Richter dejó unos 20 mil muertos y devastación.
 
“Afortunadamente los daños que tenemos que lamentar no son de la misma dimensión” de entonces, puntualizó el gobernante, quien precisó que los departamentos más afectados son San Marcos, Retalhuleu, Quetzaltenango y la parte sur de Huehuetenango y Quiché.
 
El mandatario presentó, en rueda de prensa, un primer informe de la situación que vive el país, luego del sismo de 7.2 grados en la escala de Richter registrado a las 10:35 horas (hora local) de ayer, cuyo epicentro se ubicó frente a las costas del departamento de Retalhuleu, en la costa sur.
 
Dijo que según los datos preliminares, el sismo que se sintió en la mayor parte del país causó daños materiales que todavía se cuantifican, varias decenas de muertos y cientos de desaparecidos. Insistió en que las autoridades enfocarán acciones en preservar la vida, rescatar a las personas en riesgo y asistir a los damnificados.
 
En 48 horas

Aclaró que se trata una información preliminar y que el reporte consolidado se completará en las próximas 48 horas, cuando se podrá conocer el número de víctimas, la situación de los damnificados y la dimensión de los perjuicios materiales y económicos derivados del fuerte temblor.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de