En los últimos años, los incendios forestales han aumentado en muchos países de Europa y el norte de África, con especial incidencia en la zona mediterránea, donde constituyen una grave amenaza. El proyecto FUME, en el que participa el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), generará, entre otros materiales, la primera cartografía histórica de incendios forestales de Europa e identificará los factores que inciden en este fenómeno, sobre todo en el caso de los incendios de grandes dimensiones, dado que las imágenes de satélite a partir de las que se elaborarán los mapas sólo permiten discriminar los grandes incendios.

Proyecto FUME

Para la geógrafa Pilar Martín, que dirige al equipo del CSIC involucrado en el proyecto, "se trata de obtener la primera base de datos homogénea sobre incendios europeos. Hasta ahora sólo se cuenta con las estadísticas nacionales de cada uno de los países, con parámetros muy dispares". Un mapa de riesgos de incendio y el análisis de las amenazas para la regeneración de los ecosistemas afectados, en especial bajo condiciones climáticas extremas, completarán los resultados del proyecto.

El equipo del CSIC  que participa en FUME está centrado en evaluar los factores socioeconómicos de los incendios, el impacto de la acción humana, uno de los aspectos más desconocidos en este ámbito. "Es muy probable que los incendios forestales continúen incrementándose en el futuro como resultado de los continuos cambios socioeconómicos que contribuyen al aumento del riesgo, debido al abandono de tierras y también al aumento de actividades recreativas en zonas forestales y a la expansión de la zona de contacto entre áreas urbanas y forestales", concreta la investigadora del CSIC.

Este grupo de investigación ya realizó en 2009 una cartografía de los grandes incendios acontecidos entre 2001 y 2006 en la península Ibérica, a partir de las imágenes del satélite TERRA-MODIS.

Episodios climáticos extremos

El cambio global o cambio climático también contribuirá, según los investigadores, a aumentar el riesgo de incendios. "El previsible aumento de los episodios extremos de sequía y olas de calor son amenazas que debemos considerar y para las que debemos estar preparados en los próximos años y décadas", advierte la investigadora del CSIC.

El proyecto se centrará sobre todo en las regiones mediterráneas del Sur de Europa (España, Portugal, sur de Francia, Grecia e Italia) y del norte de África, aunque también se realizarán estudios en otros ecosistemas mediterráneos vulnerables ante el cambio climático en Australia y América.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de