La organización evalúa los resultados obtenidos, según los objetivos que publicaba el pasado mes de enero el documento Prioridades ambientales de WWF para la presidencia española de la UE.

Avances en biodiversidad

En opinión de WWF, los principales avances se han logrado en Biodiversidad. Gracias al impulso de España durante el seminario de Madrid, celebrado en enero, y en las negociaciones posteriores, la UE consensuó y aprobó una ambiciosa estrategia de Biodiversidad con vistas a 2020. Este documento se presentará en la próxima COP del Convenio de Diversidad Biológica, y que recoge parte de las propuestas defendidas por las organizaciones ecologistas.

Uno de los asuntos fundamentales de la agenda de la Presidencia fue asegurar la transposición de la Directiva Marco de la Estrategia Marina en España, un tema que actualmente se encuentra en trámite parlamentario para ser aprobado.
También durante este período se celebró en Brindisi, Italia, la evaluación de la propuesta marina de la red Natura 2000 en las regiones Biogeográficas Mediterránea y Macaronésica. En el caso de nuestro país se debe mejorar su propuesta para todos los hábitats y especies contemplados en la Directiva Habitats, a excepción de las praderas de Posidonia.

Protección de los bosques

En lo que se refiere a conservación de bosques, los países europeos que se reunieron en Valsaín, Segovia, el pasado mes de abril, confirmaron la brecha entre países del norte y del sur de Europa, algo que pone en evidencia la necesidad de impulsar incentivos a los servicios ambientales en los bosques, y mejorar la coordinación europea en materia de estadísticas e información sobre su estado.

Sin embargo, WWF considera muy positivo para la protección de los bosques el acuerdo europeo sobre la regulación del comercio de madera, que prohibirá la entrada de madera de origen ilegal en los mercados europeos, una norma que contribuirá a evitar talas ilegales en gran parte del mundo.

Una de las políticas con menos avances durante la Presidencia Española ha sido llucha contra el cambio climático, ya que el Gobierno no consiguió que los países UE apoyaran la necesidad de incrementar la reducción de las emisiones europeas de un 20% a un 30%, un avance vital para la próxima cumbre del clima en Cancún (México).

Por otro lado, en lo que concierne a la puesta en marcha de la Directiva Marco de Agua, tan sólo el 50% de los países implicados cumplen con sus requisitos. España y Bélgica, las dos presidencias consecutivas de la Unión Europea, también han dejado pasar la fecha límite para presentar sus planes de gestión del agua, enfrentándose a varias quejas por parte de la UE.

Política Pesquera Común

En materia pesquera, la organización ecologista se muestra preocupada por el retraso en la presentación por parte de la Comisión Europea de su propuesta para la reforma de la Política Pesquera Común, que ha pasado de diciembre de 2010 a agosto de 2011. La buena noticia es la mejora del control de la flota europea durante este año. Italia, por ejemplo, paralizó su flota pesquera de cerco de atún rojo en 2010.

La Presidencia Española tampoco ha dado un giro a la PAC que permita asegurar el buen estado de los recursos naturales y los ecosistemas de los que depende la propia actividad agrícola y ganadera.

Por todos los argumentos anteriormente expuestos, WWF considera que la agenda ambiental de la Presidencia ha quedado relegada a un segundo plano y que se ha perdido la oportunidad de conseguir avances significativos en la lucha contra el cambio climático, la correcta gestión del agua y un cambio de dirección clara en las políticas subsidiadas, como la agraria y la pesquera.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de