Un equipo internacional de investigadores, liderados desde el centro ETH de Zúrich (Suiza) y en el que ha participado el Centro de Ciencia y Tecnología Forestal de Cataluña (CTFC) y la Universidad de Lleida, ha analizado los casos de heladas tardías de primavera entre 1959 y 2017 así como las estrategias de resistencia que tienen hasta 1.500 especies leñosas del hemisferio norte.

Uno de los objetivos era entender e interpretar la manera en que los árboles se adaptan para minimizar el daño de la congelación en sus hojas, así como predecir la vulnerabilidad de los bosques en un contexto de cambio climático.

Los resultados del estudio, publicados ahora en la revista PNAS, revelan que en Europa y Asia oriental es donde se ha producido un mayor aumento de estos gélidos eventos primaverales.

“El 35% y el 26% de las regiones forestales de Europa y Asia, respectivamente, están cada vez más amenazadas por los daños de las heladas, mientras que esto sólo ocurre en el 10% de América de Norte, región en que este fenómeno ha sido tradicionalmente más común”, señalan los autores.

Los datos también han permitido detectar las regiones forestales especialmente vulnerables a los daños causados ​​por las heladas de principios de temporada si continúan las tendencias climáticas actuales, una información que ayuda a tomar decisiones en materia de ordenación del suelo, silvicultura, agricultura y política de seguros.

Las heladas tardías provocan pérdidas económicas en la agricultura

Las heladas tardías, que se dan cuando las temperaturas bajan bajo cero a finales de la primavera, se encuentran entre los fenómenos extremos más críticos en las regiones templadas y boreales. El daño que provocan los tejidos afecta en gran medida al crecimiento, a la capacidad competitiva y a los límites de distribución de las plantas.

En América del Norte y Europa, los daños causados ​​por las heladas tardías en los cultivos y los árboles causan más pérdidas económicas a la agricultura que cualquier otro peligro relacionado con el clima.

Además de las consecuencias negativas para la agricultura y la silvicultura, los daños por heladas en las plantas contribuyen al aumento de los niveles de CO2 en la atmósfera como resultado de la disminución de la fotosíntesis.

Por lo tanto, la información cuantitativa y espacial explícita sobre el alcance y la gravedad de estas heladas es esencial para orientar la elaboración de modelos climáticos, la agricultura, la silvicultura y la adopción de decisiones ambientales.

Para realizar este estudio se ha usado la base de datos de la Global Forest Biodiversity Initiative (GFBI). Uno de los miembros de su comité directivo y coautor del trabajo es el investigador Sergio de Miguel del CTFC y la Universidad de Lleida, quien ha centralizado la información a través del denominado GFBI Hub.

Fuente: CTFC,

Artículo de referencia: https://www.agenciasinc.es/Noticias/Aumenta-el-riesgo-de-heladas-primaverales-tardias-en-Europa,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de