Durante la visita se ha podido comprobar el trabajo que se realiza de clasificación, cuidado y selección de las semillas que conforman la flora autóctona de la Comunidad, cómo se garantiza la trazabilidad de la planta, la calidad y pureza de la especie a repoblar en los montes, bosques o espacios urbanos desde la semilla a su futuro aprovechamiento.
 
Antonio Silván ha destacado que este Vivero Regional es un pilar que se sostiene con otros dos centros: el de Investigación en Sanidad Vegetal de Calabazanos, en Palencia, donde se analizan y tratan las posibles plagas y enfermedades; y el Centro para la Defensa contra el Fuego de León, que cierra el círculo del cultivo y protección del patrimonio vegetal y natural de la Comunidad.
 
Banco Regional y Laboratorio de Semillas
 

En el recorrido por las instalaciones también se ha visitado el Banco Regional de Semillas, una nave que se encuentra a una temperatura constante de tres grados centígrados para la conservación de las semillas. Castilla y León cuenta desde 2003 con este Banco Regional de material forestal de reproducción, con 2.593 lotes correspondientes a 225 taxones diferentes de coníferas y frondosas, tanto arbóreas como arbustivas. En la actualidad, se conservan más de 40.000 kilos de semillas, la mayor parte coníferas del género Pinus, cuyo valor en el mercado supera los tres millones de euros. También almacena 1.200 kilos de otras semillas de 91 especies diferentes, cuyo valor supera los 150.000 euros. Reúne, además, muestras de más de 50 especies forestales autóctonas.
 
Con estas cantidades de materiales forestales de reproducción recolectados y conservados se garantiza la calidad genética para afrontar las repoblaciones forestales en Castilla y León con mayor éxito, por su adaptación al medio que se pretende restaurar.
 
En este Banco Regional se asegura la trazabilidad desde la recolección, extracción, procesado y conservación hasta su utilización final con garantía genética y de variabilidad, de manera que se acredita documentalmente con el Certificado Patrón la identidad en la restauración, conservación, o creación de nuevas masas forestales. Constituye un banco de conservación de recursos genéticos forestales a largo plazo con el fin de reunir todo el material genético de cada especie.
 
En el Laboratorio de Semillas se llevan a cabo los análisis de las semillas procesadas y el control de calidad. Actualmente, se encuentra en la fase final del proceso de acreditación por parte de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) para que pueda llevar a cabo los ensayos y pueda convertirse en el primer Laboratorio Forestal acreditado de España.
 
Fábrica de pellets
 

En el recorrido por la fábrica de pellets se ha podido observar todo el proceso que realiza la madera para convertirse en pellets, desde los diferentes procesos de astillado y secado hasta el almacenamiento en los silos.
 
El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha destacado que la biomasa se convertirá, no en mucho tiempo, en un duro competidor de otras fuentes de energía fósiles no renovables y que en Castila y León existe mucha materia prima, hasta 70 toneladas anuales, de las que hasta ahora tan solo se aprovecha una pequeña parte que no llega a los dos millones en la fabricación de pellets, briquetas y material inflamable.
 
Modelo forestal
 

La política forestal de la Junta de Castilla y León está centrada en potenciar el patrimonio forestal por sus valores medioambientales, en cuanto a que los bosques contribuyen a la conservación del suelo, a la regulación del régimen hidrológico, del clima, a la lucha contra el cambio climático y a mantener la biodiversidad junto con su importancia socioeconómica. Además, ayudan a satisfacer múltiples demandas de bienes, como la producción de madera y otras materias primas como la biomasa, la resina, los hongos y otros frutos. Se convierte así en pieza clave como motor de desarrollo para dinamizar la actividad económica, con claras posibilidades de generación de empleo en el medio rural.
 
El aprovechamiento forestal da empleo a unas 20.000 personas en la Comunidad. Desde la Junta de Castilla y León se sigue trabajando en la calidad de los productos regionales, incrementando la certificación forestal que garantice la calidad de las maderas y su desarrollo sostenible. En 2012, Castilla y León ha alcanzado la certificación de más de 613.000 hectáreas en la producción controlada y sostenible de la madera en montes públicos y privados.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de