Por esta razón, la iniciativa medioambiental Yasuní ITT, impulsada por el presidente Rafael Correa y que ya lleva un año de recorrido, ha iniciado una campaña de difusión en la que los consulados del país están llamados a cumplir la "misión de recaudar fondos", ha explicado en rueda de prensa la cónsul del Ecuador en Barcelona, Lucía Pazmiño.

El yacimiento del campo ITT acumula unas reservas certificadas de 846 millones de barriles de crudo, con un precio de mercado equivalente a 7.000 millones de dólares, y Ecuador ha ofertado al mundo no extraerlo, lo que evitaría la emisión a la atmósfera de 407 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2).

Para hacerlo, ha propuesto que la comunidad internacional destine dinero a un fondo gestionado por Naciones Unidas que sirva para implementar iniciativas de desarrollo sostenible en la Amazonia, que estará compuesto al 50% por las aportaciones privadas y de terceros países, por un lado, y por el mismo Gobierno de Ecuador, por el otro.

Pazmiño ha explicado que durante 2011 se lograron recaudar unos 100 millones de dólares, aunque la iniciativa cuenta con un plazo máximo de tiempo hasta 2024, por lo que es necesario que los fondos lleguen progresivamente.

De lo contrario, Ecuador procederá a la explotación de sus reservas petrolíferas, ha recordado la cónsul, ya que quiere lograr el desarrollo de comunidades del país tradicionalmente abandonadas. No obstante, en caso de que ello suceda y se inicie la extracción, se devolverán todas las donaciones superiores a 50.000 dólares, una garantía sustentada a nivel internacional por la gestión del fondo encargada al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

"Ecuador no se puede dar el lujo de esperar", ha resumido Pazmiño, que ha avanzado que el próximo 6 de junio está previsto el acto oficial de presentación de la iniciativa en Cataluña, a la par que trabaja en la consecución de fondos.

Un millón de España

La cónsul ha recordado que el anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero comprometió un millón de euros a la iniciativa, si bien esta aportación no se ha realizado todavía y se desconoce si el actual Ejecutivo la mantendrá.

Pazmiño ha señalado que se trata de la primera iniciativa de este tipo a nivel mundial y ha defendido la bondad del proyecto como paso para un cambio de paradigma económico y de desarrollo en el que la naturaleza sea también sujeto de derechos, como reconoce la Constitución ecuatoriana desde 2008.

Correa anunció a finales de 2011 la ampliación del plazo para continuar con la iniciativa Yasuní, para lo que confía en recaudar 291 millones de dólares (224,5 millones de euros) entre 2012 y 2013.

La zona del yacimiento ITT es una de las que mayor biodiversidad del planeta presenta y en ella se cree que habitan dos comunidades indígenas aisladas, los taromenani y los tagaeri, por lo que Ecuador propone que se dé allí uno de los máximos exponentes de lo que ha llamado el “sumak kawsay”, el “buen vivir” en quechua.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de