El cuarto Congreso Mundial de Conservación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) aprobó una moción que busca la protección de la Patagonia chilena, en el marco de los múltiples proyectos de represas que se pretenden materializar en este territorio de excepción que concita interés a nivel global. La importancia de la decisión radica en que no sólo participaron en esta asamblea general organizaciones no gubernamentales de 140 países, sino también más de 100 estados del mundo, y es ésta la instancia global más importante en materia de conservación y medio ambiente.

El acuerdo de la reunión –que se realizó en Barcelona entre el 5 y el 14 de octubre de este año y cuyo texto definitivo fue informado públicamente hace algunos días – consta de varias secciones, donde en la práctica se emplaza al Gobierno chileno a tomar medidas que eviten impactos irreversibles en este extenso territorio austral.

Tres proyectos en uno

En particular se solicita al Ministerio y a la Comisión Nacional del Medio Ambiente que evalúe las represas hidroeléctricas propuestas para los ríos Baker y Pascua y la línea de transmisión como un solo proyecto y sólo cuando exista un plan de manejo integrado de cuencas, que realice un estudio exhaustivo de las fuentes alternativas de energía antes de tomar la decisión definitiva y que se asegure que el proyecto denominado HidroAysén y las líneas de transmisión no afecten áreas silvestres protegidas del Estado, de conservación y de prioridad para la biodiversidad. Además, se pide que se realice un proceso de evaluación técnico independiente del más alto nivel, utilizando estándares internacionales y trabajando con la comunidad científica nacional en colaboración con las entidades de conservación internacionales apropiadas para requerir meticulosos estudios de todos los recursos y potenciales impactos -antes de aprobar los proyectos- y que se asegure que exista una verdadera participación ciudadana en el proceso de evaluación.

Estrategia nacional de Cuencas Hidrográficas

La asamblea también insta al Gobierno de Chile a desarrollar una exhaustiva Estrategia Nacional de Energía, implementar en forma integral el comprometido Plan Integrado de Cuencas Hidrográficas antes de aprobar cualquier proyecto de represas, que otorgue protección permanente a ejemplos representativos de ríos de libre flujo de Chile, que consulte y cumpla con los mecanismos establecidos en tratados y acuerdos internacionales tales como el Protocolo de Recursos Hídricos Compartidos firmado con Argentina en 1991, y que coopere con los gobiernos regional y provinciales, las comunidades locales, y las organizaciones no gubernamentales en la denominación de “reserva de vida” de la Región de Aysén como una forma de fomentar el desarrollo sostenible de la zona.

Concluye la moción solicitando a los miembros de la UICN proporcionar apoyo técnico y científico a la Conama para determinar los impactos de la construcción del proyecto HidroAysén y su línea de transmisión, al igual que facilitar cualquier colaboración técnica y científica a Chile para la protección de la Patagonia chilena, sus ríos de libre flujo y otros recursos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de