Al menos ocho personas han muerto en los últimos días como consecuencia de las inundaciones que han afectado la provincia de Bocas del Toro, en el Caribe panameño y que ha dejado un balance de cerca de 13.000 damnificados, informó este viernes el diario “El Siglo”.

El presidente panameño, Martín Torrijos, indicó, tras visitar ayer las zonas más afectadas, que llegarán aviones y helicópteros para suministrar alimentos y productos básicos a los más necesitados que llevan días esperando la ayuda por parte de las autoridades. Asimismo, explicó que se está elaborando un censo para conocer con exactitud el número de familias afectadas.

Además, algunos comerciantes aprovecharon la desgracia para especular con los precios, lo que agrava aún más la situación en esta provincia que ha quedado prácticamente en ruinas debido a las inundaciones provocadas por las fuertes lluvias.

En los próximos 15 días se mantendrá un puente marítimo con Costa Rica, desde donde se están adquiriendo los productos, a fin de suplir de alimentos y medicinas a los afectados.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de